Crisis migratoria en el Mediterráneo no avizora solución

Crisis migratoria en el Mediterráneo no avizora solución

Migrantes en la frontera húngara.Foto Reuters
Migrantes en la frontera húngara. Foto Reuters

 

Cada día los medios publican fotos desgarradoras como la imagen del niño sirio de tres años, Aylan Kurdi, encontrado muerto en la playa, y noticias relacionadas como la del también sirio  Osama Abdul Mohsen, al que una periodista húngara puso una zancadilla mientras corría con su hijo de 7 años en brazos.

La situación migratoria que viene ocurriendo en el mar Mediterráneo fue también denunciada por el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros General de Ejército Raúl Castro Ruz, en su discurso ante la 70 sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas, el pasado 28 de septiembre.

El 23 de ese mes, Hungría registró la llegada de 10 mil 46 migrantes, en su mayoría procedentes de Croacia. Este último país, el día anterior vio llegar a 9 mil personas. El Gobierno húngaro dirige a los migrantes hacia la frontera con Austria, que recibió ese miércoles 23  unos 5 mil 900 ciudadanos, la mayoría con interés de llegar a Suecia y Alemania.

La Comisión Europea propuso el 22 de septiembre un plan para repartir 120 mil refugiados entre sus 28 miembros, a pesar de la oposición de la República Checa, Eslovaquia, Rumania y Hungría.

La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, anunció que a partir del 7 de octubre la Unión Europea (UE) intervendrá con sus navíos  militares en aguas internacionales del Mediterráneo para combatir el tráfico de  personas.

El presidente Vladimir Putin, en reciente cumbre de la Organización del Tratado de la Seguridad Colectiva celebrada en Tayikistán, rechazó los intentos de culpar a Rusia por el flujo de refugiados desde Siria, y puntualizó que la razón por la que el pueblo huye son los combates impulsados desde el exterior y por las atrocidades de los terroristas.

Sobre esta situación, la Doctora en Ciencias Históricas Rebeca Oroza Busutil, investigadora del Centro de Estudios de Migraciones Internacionales (CEMI), afirma que la crisis migratoria en el Mediterráneo es culpa de Europa:

Dra. Rebeca Oroza Busutil. Foto: Heriberto González Brito
Dra. Rebeca Oroza Busutil. Foto: Heriberto González Brito

 

“Estamos en presencia de un fenómeno que exige una actitud diferente por parte de Europa, en particular de la UE, a partir de su responsabilidad histórica con las causas que lo propician. Graves problemas estructurales y sociales que padecen los países del Sur, son resultado de siglos de explotación por parte de potencias occidentales. Políticas implementadas en esta región han generado inestabilidad política, conflictos, guerras, y es lo que provoca la salida de miles de personas. Prefieren perder la vida antes de mantenerse en sus países”.

¿Cómo catalogar la política migratoria europea?

“Su política migratoria  es sumamente utilitarista, selectiva, represiva y xenófoba, tiene como verdaderos objetivos impedir la entrada en su territorio de aquellas personas que lo intentan por medios irregulares, expulsar a los millones de inmigrantes indocumentados que ya residen, así como atraer y retener al personal altamente calificado.

“Después de décadas de búsqueda de soluciones, se puede afirmar que la UE ha sido incapaz de implementar una política común coherente que tribute a una inmigración legal. La tragedia humana que se vive en el Mediterráneo  evidencia la ausencia de voluntad política y de capacidad real para darle solución. No todos los miembros de la comunidad están dispuestos a resolverla.

“Las medidas aplicadas hasta el momento se han caracterizado por pretender enfrentar esa migración no deseada desde los países del norte de África, la lucha contra las operaciones ilegales, así como soluciones de corte militar.

“Desde el año 2000, más de 20 mil personas han muerto intentando llegar a Europa, principalmente a través del Mediterráneo. En el 2014 perdieron la vida en esta ruta, según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, 3 mil 200 personas, que representan 75 % de los migrantes muertos en el mundo el año pasado.

“Por su parte, la Agencia Europea para la Gestión de la Cooperación Operativa en las Fronteras Exteriores de los Estados que integran la UE (Frontex), informó que cerca de 57 mil 300 personas atravesaron de manera irregular los límites europeos en el primer trimestre de 2015, frente a 22 mil 500 en igual etapa del 2014. Sirios en su mayoría, que califican como refugiados por lo que requieren protección, como establecen los convenios”.

Frontera Serbia Hungría. Foto EFE
Frontera Serbia Hungría. Foto EFE

 

¿Cuáles son las causas del fenómeno?

“Europa ha sido arrastrada por los Estados Unidos, a través de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), a guerras y conflictos en África y Oriente Medio.

“Las consecuencias de las guerras se reflejan en reciente informe de Italia al Consejo Europeo, sobre una de las operaciones; plantea que interceptó a 19 mil 234 personas: 9 mil 890 en las fronteras exteriores y 9 mil 344 en territorio europeo, de ellos 2 mil 721 menores de edad.  Más de 5 mil procedían de Siria y casi mil 500 de Afganistán. Aunque uno de los objetivos de la maniobra era luchar contra las mafias de tráfico humano, solo identificaron a 257 delincuentes.

“Las fronteras exteriores del espacio Schengen, son divisorias de los Estados miembros y también fronteras comunes: una vez que el nacional de un tercer país ha accedido al área Schengen puede entrar en cualquier otro Estado de la UE.

“Libia se ha convertido en el principal punto de salida de estos viajes hacia Europa desde la muerte de Muamar Kadhafi, aprovechando la corta distancia a la isla italiana Lampedusa; en tanto, por su origen se identifican personas de hasta 53 nacionalidades, sobre todo sirios, eritreos y malienses.

“La UE se presenta a sí misma como víctima de amenazas para su seguridad, dada la real posibilidad de entrada de extremistas, también por la existencia de un negocio organizado para el tráfico y la trata de personas”.

¿Habrá solución?

“Ante la creciente tragedia migratoria, la Comisión Europea celebró el 23 de abril  del 2015 una cumbre extraordinaria en Luxemburgo, en la que propuso la adopción de un plan de acción dirigido básicamente a dos objetivos: ampliar las capacidades de rescate y evitar por la fuerza el flujo migratorio mediante la detención de los traficantes. No fueron tratados en los debates las causas que impulsan a las personas a aventurarse en el mar, ni la necesidad de establecer un sistema de cuotas para que los diferentes países del bloque reciban refugiados.

“En el encuentro, acordaron triplicar el presupuesto de la operación Tritón, que actualmente funciona con 2,9 millones de euros mensuales, así como poner a su disposición más aviones y buques. Se le mantuvo el encargo de patrullar las fronteras marítimas, pero no se añadió el de rescatar embarcaciones en peligro.

“La propuesta de capturar y destruir los barcos que transportan a inmigrantes, fue rechazada por el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, señalando que lo principal es la seguridad, la protección de los derechos humanos de los inmigrantes y de quienes solicitan asilo.

“La militarización del Mediterráneo para dar respuesta a las crisis migratorias no es una acción nueva. Desde mediados de 2006, Frontex inició la operación Poseidón, se detuvieron a 673 indocumentados procedentes de Albania, Afganistán, Iraq, Pakistán, Georgia y Palestina. Posteriormente se llevaron a cabo otras similares como Nautilus, en el Mediterráneo Central y Malta; la Hera II, en las Islas Canarias; Niris, en el Mar Báltico, y la operación Mare Nostrum, implementada por el Gobierno italiano desde octubre del 2013.

“Los acuerdos firmados sobre política migratoria, supuestamente por la UE, con los países de África Occidental y del Magreb, responden al país que los suscribe, pero no al bloque comunitario. Resulta fundamental que la entidad supranacional aplique una política común para los refugiados, facilitando los procedimientos previstos en la Convención de Ginebra y en el Protocolo de Nueva York”.

Un comentario en Crisis migratoria en el Mediterráneo no avizora solución

  1. EEUU el estado terrorista-racista-genocida más peligroso del planeta, el sionismo terrorista, su hijastro, la Unión Europea, vasalla y satélite de las entidades anteriormente mencionadas y la mafia terrorista mafiosa transnacional subvenciona a todo elemento anti-social, esbirro y mercenario para hacer la guerra en el Medio Oriente para asegurar los intereses espurios de un capitalismo infame, siniestro, canallesco desfalleciente.
    CUANDO HAYA PAZ NO HABRÁN REFUGIADOS. Pero esto no le conviene a los que manufacturan la metralla genocida, siendo la guerra el mejor negocio del capitalismo.
    Mi corazón, simpatía y comprensión a todos los pobres seres humanos que se ven forzados a abandonar sus propias patrias debido a los conflictos que la canalla capitalista-racista-genocida ocasiona.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu