Diccionario botánico cubano

Diccionario botánico cubano

Como una auténtica joya de la bibliografía científica cubana puede calificarse, sin temor a la exageración, el Diccionario botánico de nombres vulgares cubanos, que el doctor Juan Tomás Roig publicaba por primera vez en 1928, para así convertirse, con el devenir del tiempo, en un texto de obligada referencia sobre su tema objeto de estudio.

Se reunían en esa primera edición, 5 009 epígrafes de nombres vulgares, en su mayoría recogidos de diversos investigadores cubanos. A partir de entonces, en la segunda y tercera entregas de esta obra, en 1953 y 1965, el autor incorporó nuevos artículos, que elevó a más de seis mil los asientos incluidos en sus páginas.

Ahora aparece, en dos tomos, la cuarta edición de este Diccionario botánico de nombres vulgares cubanos (Editorial Científico-Técnica, 2014), en que solo se han incorporado varias notas sobre algunas de las personalidades científicas citadas por Juan Tomás Roig y una relación de las abreviaturas utilizadas por el autor.

Un valioso elemento caracteriza esta obra, que ha trascendido más allá del ámbito científico, para convertirse también en fuente de información de lectores no especializados. Se trata del empeño del prestigioso investigador por incluir en este repertorio, ordenado alfabéticamente, no solo los rasgos esenciales de las especies recopiladas, sino igualmente su uso más frecuente.

Así lo ejemplifica el siguiente epígrafe:

Flor de la calentura: Hierba silvestre de toda clase de terreno y perteneciente a la familia de las Asclepiadáceas. La Flor de la calentura encarnada es Asclepias curassavica L., que alcanza 80 cm de altura, con hojas opuestas, oblongas u oblongo-lanceoladas; flores en umbelas de pocas flores; lóbulos de la corola rojo purpúreo; frutos en folículos fusiformes de 3 a 10 cm de largo; semillas pequeñas envueltas en una especie de lana o vilano. La Flor de la calentura blanca, es Asclepias nivea, Lin., y se parece mucho a la anterior, pero las flores son blancas y las hojas lanceoladas u ovales. Con la lana de ambas especies construye su nido el zunzún. Ambas se emplean como medicinales y son eméticas y depurativas. V. CURA, MATA Y VUELVE LOCO.

Al presentar esta nueva edición del Diccionario botánico de nombres vulgares cubanos, Carlos A. Martínez Bayón, Licenciado en Ciencias Biológicas y Máster en Somática, reconoce así el valor de esta obra en los albores de un nuevo siglo y milenio:

El texto constituye, de hecho, una fuente de información muy valiosa a partir de la cual el pueblo cubano podrá profundizar su conocimiento acerca de nuestra diversidad vegetal, en tanto las nuevas generaciones encontrarán en ella un motivo para el fortalecimiento de su identidad a través del conocimiento específico de una parte importante del patrimonio nacional como es, sin dudas, nuestra rica flora.

Reconocido como uno de los más célebres científicos cubanos dedicados a la botánica, Juan Tomás Roig (1877-1971) se consagró, por más de medio siglo, a investigar, clasificar y promover el patrimonio vegetal de la isla, fundamentalmente las plantas medicinales.

Su legado –en que se incluyen otros libros, como Plantas medicinales, aromáticas o venenosas de Cuba (1945)— no ha dejado de despertar el interés y la curiosidad de estudiosos de esta disciplina científica en diversas latitudes del mundo, quienes han reconocido la trascendencia de sus investigaciones.

No es extraño, por ello, que, a casi nueve décadas de su primera edición, vuelva ahora a publicarse este Diccionario botánico de nombres vulgares cubanos. Una obra que, independientemente de su alcance científico, es, por supuesto, un auténtico testimonio de rescate, conservación, exaltación, de la propia identidad de la nación cubana.

2 comentarios en Diccionario botánico cubano

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu