Avalancha: La solución puede estar dentro

Avalancha: La solución puede estar dentro

En muchas oportunidades, las administraciones establecen penalidades en los sistemas de pago para solucionar las insuficiencias en la gestión, en vez de diseñarlos de forma tal que incentiven la eficiencia.  Foto: Agustín Borrego
En muchas oportunidades, las administraciones establecen penalidades en los sistemas de pago para solucionar las insuficiencias en la gestión, en vez de diseñarlos de forma tal que incentiven la eficiencia. Foto: Agustín Borrego

 

Decenas de llamadas telefónicas,  correos  electrónicos    y  visitas  personales.  Ese  ha    sido  el  saldo  a  15  días  de  publicadas  las  estadísticas  de    los  resultados  en  la  tramitación  de  quejas  y dudas  de  los    lectores  de  Buzón  abierto.

Como bien dijimos a varios  de  los  encargados  de    atender  a la  población  y el    desempeño  comunicacional  en  algunos  organismos,    nuestro  objetivo  fue  el  de    compulsar  a quienes  tienen    deudas  con  las  respuestas.    Porque  visto  en  blanco  y negro,  si  no  las  poseemos  en  la    base  de  datos,  mucho  menos    está  en  manos  de  quienes    acudieron  a la  sección  en    busca  de  ayuda.

Pero tampoco es así, lo  comprobamos por ejemplo, con  los Ministerios de Salud Pública,  Trabajo  y Seguridad  Social,    Industria  Alimentaria,  Energía    y  Minas,  Comercio  Interior  y de    Industrias,  así  como  la  Contraloría  General,  el  INDER,  BioCubaFarma,  la  corporación  de    la  Aviación  Civil  y la  UJC.

Entre todos nos enviaron  49 respuestas a casos gestionados  por  nosotras,  incluso    desde  enero  y febrero,  y de  las    cuales  ya  se  encontraban  impuestos  sus  quejosos.  Quiere    decir  que  todo  se  resumía  a la    conciliación  o a llevar  hasta  el    final  el  proceso  estadístico.

Del propio intercambio  conocimos de quienes están  hasta reanalizando sus mecanismos  de  tramitación  de  correspondencia,  al  menos  con    la  prensa,  pues  su  objetivo  no    es  solo  materializar  el  deber    ciudadano  de  quejarse  y recibir  respuesta,  sino  también  de    hacerlo  con  la  mayor  prontitud  posible.

Y me detengo en esta importante  y decisiva  condición,  que  bien  merece  ser  ampliada  en  otro  comentario:  el    tiempo  para  investigar  y  dar    el  dictamen  de  los  casos.

Todos no tienen la misma  complejidad, y por lo tanto no  pretendemos, ni siquiera pensamos  en  que  los  cursados  para    la  Fiscalía  General  demoren    igual  que  una  duda  sobre  empleo,  la  falta  de  inspectores  o  la  equivocada  actuación  de  un    órgano  de  justicia  laboral.

Pero en las conversaciones  constatamos  la  variedad    de  consideraciones  acerca  del    período  con  que  cuentan  para    responder.  Sin  embargo,  no    es  ocioso  recordar  que  en  la    Primera  Conferencia  Nacional  del  Partido  se  discutieron    y  acordaron  aspectos  relacionados  con  la  atención  a la  ciudadanía,  la  cual  debe  recibir    respuesta  lo  antes  posible.  Al    menos  en  lo  que  quedó  escrito    no  se  plasmó  algo  respecto  a    las  resoluciones  ministeriales    que  rigen  sobre  el  tema  y dan    60  días  para  cumplir  el  trámite.

Sin duda que este intenso  intercambio ha sido de suma  importancia para nuestro colectivo.

Ya hemos adoptado algunas  medidas  en  función  de  ser    mucho  más  acuciosas  con  los    organismos  e instituciones  a    los  cuales  enviamos  las  cartas,  aunque  estamos  seguras    de  que  por  la  preocupación    demostrada,  varios  de  los    ubicados  en  el  desagradable    escaño  de  cero  contesta  nunca  más  lo  volverán  a ocupar,    porque  como  bien  nos  escribieron  desde  BioCubaFarma,    como  buenos  cubanos,  allí    siempre  quieren  batear  de    jonrón.

Decenas de cartas recibidas  en  esta  sección  tratan    inconformidades  y muchas    dudas  relacionadas  con  la    aplicación  de  la  Resolución  17.  Por  las  respuestas    de  los  organismos  y del    movimiento  sindical  hemos  comprobado  que  en  un    alto  porcentaje  la solución    ni  siquiera  es  competencia    del  grupo  empresarial,  sino    que   depende   de   quienes    los  trabajadores  ven  cada    día.

Esto nos lo recuerda  la contestación de Rafael  Guevara Chacón, jefe del  Departamento de Organización  del  Trabajo  y Salario    en  la  CTC,  al  manzanillero    Pedro  Daniel  Sánchez  Batista,  con  quien  concuerda    en  que  la  citada  norma  legal,  pese  a  ser  la  más  revolucionaria  en  materia  de  formas  y  sistemas  de  pago,    no  constituye  por  sí  misma    ni  una  varita  mágica,  ni  la    solución  definitiva  de  los    problemas  que  se  afrontan    respecto  al  salario.

Sin embargo, subraya,  elimina los topes y ataduras  de anteriores resoluciones y  permite desatar las fuerzas  productivas y con esto la retribución  en  dinero,  siempre    sobre  la  base  de  un  resultado    y  de  las  posibilidades  económicas  y  financieras  de  cada    entidad.

Al afirmar que el grupo  empresarial  no  puede    imponer  un  indicador,  nos    referimos  a la  facultad  que    otorga  la  propia  disposición    jurídica  al  sindicato,  al  nivel    que  corresponda,  de  acordar    lo  referente  a los  sistemas  de pago y distribución, así  como a la responsabilidad  de la administración de evaluar  lo  que  pueda  estar  en    contra  del  colectivo,  señala    el  funcionario.

Abunda Guevara Chacón  que  hay  indicadores    definidos  por  las  directivas  del  Ministerio  de  Economía  y Planificación  para    la  proyección  en  cada  año,    y  además,  existe  la  facilidad  de  fijar  otros  específicos  para  cada  grupo  o empresa,  lo  cual  no  significa    condicionar  de  forma  obligatoria  el  diseño  de  cómo    serán  retribuidos  los  trabajadores.

Considera que al evaluar  estos  temas,  es  fundamental  lo  siguiente:  “El    salario  no  se  penaliza,  sino    se  forma.  En  cambio,  buscamos todas las maneras  para establecer penalidades  en  el  sistema  de  pago    a  fin  de  solucionar  las  insuficiencias  que  muchas    veces,  con  nuestra  gestión,    no  somos  capaces  de  resolver”,  dice.

Igualmente exhorta a  ser más enérgicos y creativos  al  diseñar,  convenir    o  definir  sistemas  de  pago,    “a  fin  de  que  motiven  a los    colectivos  en  función  de    una  mayor  productividad    y  eficiencia  y no  para  implantar  mecanismos  que    limiten  el  cumplimiento    de  los  objetivos,  a través  de    malos  diseños  que  al  final    perjudican  a la  empresa  y    a  los  que  realmente  transforman  la  materia  prima    o  brindan  los  servicios”.    

3 comentarios en Avalancha: La solución puede estar dentro

  1. Vean lo que indica Rafael Guevara Chacón, jefe del Departamento de Organización del Trabajo y Salario en la CTC:

    “al evaluar estos temas, es fundamental lo siguiente: El salario no se penaliza, sino se forma. En cambio, buscamos todas las maneras para establecer penalidades en el sistema de pago a fin de solucionar las insuficiencias que muchas veces, con nuestra gestión, no somos capaces de resolver”

    En todos los sistemas de pago que conozco, de diferentes entidades, lo que hacen es eso: buscar todas las maneras para establecer penalidades en el sistema de pago, no motivar a elevar la eficiencia y la productividad. Es por ello que se necesita mayor capacitación por las vías mas expeditas en estos temas….. ah y muchos, pero muchos trabajadores no podemos leer la prensa escrita, dígase periódico Trabajadores, y mucho menos el digital.

  2. Por favor es necesario que muchas mas personas puedan saber o leer esto, hagan muchas mas mesas redondas u otros programas televisivos sobre este tema de la 17 para que os trabajadores y los que deben defenderlos se capaciten mejor.

  3. La resolución No 17 ´´la más revolucionaria en materia de formas y sistemas de pago´´ quizas doctrinalmente lo sea pero en la práctica no me ha dado mucho resultado su aplicación, pues este año es cuando más se ha sobrecumplido mi entidad que todos los aportes son en CUC y solo me ha mantenido mi salario escala y 42 o 45 pesitos de más en CUP.
    Se necesita una reforma al salario para atemperarlo a los precios de la actualidad y la idea de víncularlo a la producción con el alto nivel descapitalización que existe en las empresas no es una buena solución.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu