Cuando el objeto social se ensancha

Cuando el objeto social se ensancha

“Nuestra principal materia prima fue el ahorro”, asegura Luis, secretario del buró sindical. Foto: Del autor
“Nuestra principal materia prima fue el ahorro”, asegura Luis, secretario del buró sindical. Foto: Del autor

El día en que las direcciones administrativa y sindical los convocaron, en los trabajadores de la unidad empresarial de base (UEB) del mueble Calixto Sarduy, de Las Tunas, creció su sentido de pertenencia y se sintieron más comprometidos con la gestión productiva.

De esa manera satisfacen en parte uno de los propósitos de la flexibilización del objeto social en la empresa estatal socialista, y la facultad para la comercialización de los excedentes productivos.

“Soy miembro del movimiento de mujeres creadoras y de la Anir del centro. En el llamado vi otra oportunidad de aportar al cumplimiento del plan”, comenta la auxiliar de limpieza Emaura Vargas Pérez y muestra satisfecha su obra.

“Es una zapatera y el prototipo ya tiene la aprobación para producirlo en serie”, dice satisfecha y agrega: “Aunque los especialistas de diseño le hicieron algunas mejoras funcionales, conserva la esencia de mi propuesta”.

“Ante la invitación la respuesta fue masiva y fabricamos mesas para computadoras, camas, escurridores, sillas, juegos de sala, multimuebles, repisas, portatazas, mesitas de noche y otros útiles del hogar”, abunda Luis Cruz Ortiz, secretario del buró sindical.

Y como valor indiscutible, cada artículo, llevado a los mercados industriales a precios módicos, tiene en su concepción el atributo del ingenio colectivo que los acerca a conocidas necesidades de la población.

Razones que convocan…

“El año pasado solo recibimos el 40 % de la materia prima demandada, y ante esa situación abrimos nuevos espacios de participación a todos los trabajadores, con el objetivo de sumarlos a la búsqueda de soluciones al reto que imponían los desabastecimientos”, argumenta el ingeniero Ólmedo Rojas Ching, director general de esta UEB, conocida como Ludema en el mundo empresarial cubano.

“No queríamos utilizar la interrupción laboral de paliativo por la amenaza que significa a la estabilidad de la fuerza laboral”, comenta Ólmedo y explica que el proyecto consistió en generar la mayor cantidad de productos a partir de la reutilización de los sobrantes de los procesos principales y de otros no comprometidos con el plan, lo que posibilitó confeccionar esa gama de artículos de gran demanda popular.

“La decisión nos permitió reubicar en nuestros propios talleres a la casi totalidad de los trabajadores. Hubo interrupciones, pero nada fuera de lo normal”, afirmó el directivo.

Como anillo al dedo les vino a los trabajadores de esta entidad la aprobación de la Resolución 17 y las medidas que favorecen una mayor autonomía de la empresa estatal.

Esos cambios abren prometedores derroteros a las iniciativas creadoras y otros horizontes a la gestión empresarial, que aprovechados con tino y objetividad, sin descuidar el encargo estatal, contribuyen a la autogestión y robustecen el desempeño.

¿Los resultados?

“Esas iniciativas hicieron posible cumplir el plan al 105 %, equivalentes a 13,7 millones de pesos y alcanzar utilidades en el orden de los 3,7 millones, y permitieron satisfacer la demanda del turismo y de organismos como los ministerios de Salud y de Educación, entre otros. La población también tuvo beneficios”, remarca Francisco Diéguez Ponce, director de Contabilidad y Finanzas en la industria.

“Para este año el colectivo asume un plan de producción y ventas de 13 millones 835 mil pesos y ahora los aseguramientos se comportan mejor que en similar etapa del 2014, lo que genera confianza entre los trabajadores”, confirma Francisco.

Ya, al cierre del primer cuatrimestre del presente año, habían obtenido más de 5 millones de pesos por concepto de ventas y utilidades acumuladas, que rondan los 1,6 millones de pesos a base de producciones reconocidas por su calidad en disímiles obras de interés nacional, principalmente vinculadas con el sector del Turismo.

No se trata de batir palmas a las imprevisiones y a los desabastecimientos —que las direcciones administrativas tienen que evitar a toda costa—, pero respuestas como estas develan potencialidades muchas veces inexploradas en el entramado empresarial del país.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu