El control y uso eficiente del presupuesto: Asignatura pendiente en los colectivos laborales

El control y uso eficiente del presupuesto: Asignatura pendiente en los colectivos laborales

Discusión-Asambleas de Afiliados-Sindicato-Guantánamo-Cuba
Imagen referencial. Guantanameros discuten plan de la economía y el presupuesto. Foto: Rodny Alcolea

Por: Central de Trabajadores de Cuba

Tal y como hemos expresado en anteriores artículos relacionados con la participación de los trabajadores en la gestión económica, se ha insistido como uno de los primordiales momentos, la presentación del plan a los actores principales: los trabajadores. Este es un asunto en el que sin dudas se ha avanzado, aunque no todo lo que se requiere, en cuanto al comprometimiento de los trabajadores en los niveles de actividad a alcanzar.

En esta ocasión queremos llamar la atención sobre el presupuesto, que no es más que el plan financiero de la entidad que asegura en esos términos el cumplimiento del plan material. Sucede que por diversas razones al presupuesto no se le presta la misma atención que al plan de la economía, a los efectos de la presentación a los trabajadores, asunto al que el sindicato debe brindar mayor prioridad y exigencia a la dirección administrativa.

Por otra parte, cuando se hace referencia al presupuesto, de inmediato se tiende a asociarlo únicamente con la actividad presupuestada, por lo que es necesario precisar algunos asuntos en la actividad empresarial, dado que para que la empresa pueda cumplir con su plan material, necesita definir los presupuestos de ingresos y de gastos que le permitan respaldar financieramente a aquel. De ahí la importancia de mostrarles a los trabajadores las cifras que darán cobertura financiera al plan de la empresa, de cuyos resultados dependen los ingresos de estos.

La empresa y sus dirigentes administrativos al presentar el presupuesto deben hacerlo desde el punto de vista de los ingresos y de los gastos, teniendo como principal fuente de financiamiento los ingresos propios mediante la venta de sus producciones o servicios para lo que está diseñada, además de los créditos bancarios y los recursos recibidos del presupuesto del Estado, como pueden ser los subsidios por pérdidas.

También por la aplicación certera de las medidas que flexibilizan su gestión, recientemente aprobadas, como ingresos por la venta del excedente del encargo estatal, de medios básicos, o de producciones o servicios, fruto de la flexibilización del objeto social lo cual es una muestra de los cambios en las relaciones financieras del presupuesto con el sistema empresarial, y que tiene un impacto positivo en su capitalización y eficiencia.

Los gastos se conforman sobre las necesidades de desarrollo de la empresa, por consiguiente, se destinan hacia el consumo material, servicios a terceros, agua, electricidad y otros portadores energéticos, y tienen el salario como uno de sus principales gastos, además de aquellos que tienen que ver con el mejoramiento de las condiciones de trabajo, hacia cuyo aseguramiento los trabajadores deberán dirigir sus planteamientos.

El Presupuesto del Estado para el año 2015 financia la actividad empresarial en el orden de unos 15 mil millones de pesos, para estimular la sustitución de importaciones y exportaciones, y subsidiar la canasta familiar normada. La actividad presupuestada, con independencia de que genere ingresos o no, es sufragada por el Estado para la generación de servicios, fundamentalmente de aquellos básicos como son los de educación, salud, deportes, cultura, seguridad social, asistencia social y servicios comunales, entre otros. Baste decir que el 63 % (54 mil 854 millones) del total de gastos corrientes previstos en el Presupuesto del Estado para el 2015 corresponde a la actividad presupuestada, y de esta el 53 % se concentra en la educación y la salud.

El actual proceso político de presentación del plan y el presupuesto se ha visto signado por problemas en cuanto a la desagregación de las cifras hasta las estructuras mínimas, como unidades empresariales de base y demás unidades organizativas subordinadas a estas: establecimientos, talleres, plantas, entre otros; situación que retrasa el calendario asambleario, lo que puede generar entre los trabajadores incertidumbre por conocer de lo que dispondrán como recursos para trabajar en el año que recién comienza. Esto requiere de la mayor atención en el sector empresarial.

Un momento extremadamente importante de la asamblea es el que tiene que ver con el chequeo de los acuerdos o planteamientos, derivados de procesos anteriores o simplemente de las necesidades cotidianas. Por lo tanto, es necesario abordarlos nuevamente, de manera que tengan cobertura o respaldo, si no bien en el presupuesto de gastos del año en curso, tenerlos en cuenta para el presupuesto del año próximo. Solo así tendrá verdadero sentido someter a la consideración de los trabajadores, además del plan material, el presupuesto que debe respaldarlo financieramente. Y en ello va la capacidad del sindicato por lograr de una parte que la dirección administrativa se pronuncie al respecto y de la otra que los trabajadores se comprometan con el control y el uso más eficiente de los recursos.

Un comentario en El control y uso eficiente del presupuesto: Asignatura pendiente en los colectivos laborales

  1. Muy bueno su artículo , coincido en muchos aspectos . Considero que lo primordial del presupuesto debe ser su transparencia que la población y los trabajadores sepan cuánto hay, en que se usó , quiénes son los responsables de su cumplimiento o no y las medidas que se toman con los infractores. Considero que el tema del presupuesto, su control y uso eficiente, no es una asignatura pendiente, a mi entender es ya una asignatura desaprobada, que no tiene derecho a revalorización, debe ir directo a extraordinario o mundial, como quiera llamarsele. Todos los casos de corrupción y desvíos de recursos que lamentablemente van en aumento cuando se analizan a fondo, tienen complicidad con la falta de control y uso eficiente del presupuesto. Los principaels violadores son los más capaces y mejor preparados, los dirigentes deshonestos. Los defalcos y fraudes millonarios no los comete un simple obrero, este solo crea la riqueza con mucho sacrificio y esfuerzo para que otros la administren mal, es hora ya de cortar el mal de raíz.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu