Empresa Eléctrica de La Habana responde: ¿Cómo queda Noemí?

Empresa Eléctrica de La Habana responde: ¿Cómo queda Noemí?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…
Noemí pagó mil 197 pesos en cuatro plazos y aunque en la investigación se comprobaron evidentes insuficiencias de la Oficina Comercial de Guanabacoa, no le han devuelto su dinero. Incluso dos trabajadores de esa entidad fueron sancionados por su mal trabajo. Foto: Agustín Borrego
Noemí pagó mil 197 pesos en cuatro plazos y aunque en la investigación se comprobaron evidentes insuficiencias de la Oficina Comercial de Guanabacoa, no le han devuelto su dinero. Incluso dos trabajadores de esa entidad fueron sancionados por su mal trabajo. Foto: Agustín Borrego

 

A inicios de noviembre último y con el título de ¡Pague, luego reclame!, este semanario publicó un reportaje en que criticaba el desmesurado importe de las cuentas de consumo de electricidad de varios clientes del sector residencial en la capital del país.

A Agustín Bañal, de Plaza de la Revolución; Genoveva Susé, de Diez de Octubre, y a Noemí Guerra, de Guanabacoa, les llegaron cheques de consumo con cuentas excesivas y en los tres casos, al personarse en las organizaciones básicas eléctricas de sus respectivos municipios recibieron una misma respuesta: “Pague, luego reclame”.

¡Imagine usted tal situación si en su cheque de cobro mensual aparecen los mil 828 que le exigían a Bañal, los mil 197 que le pedían a Noemí o los 868 que debía pagar Genoveva!

En cumplimiento de una indicación de Alfredo López Valdés, ministro de Energía y Minas, con rapidez y con la firma del ingeniero Ricardo Mangana, director general de la Empresa Eléctrica de La Habana, recibimos respuesta, refrendada a su vez por Jorge Nieves Orta, jefe de la Oficina de Atención a la Población del Ministerio de Energía y Minas.

Ese organismo creó comisiones municipales para investigar los tres casos mencionados y responder a clientes y al órgano de prensa al respecto. Vale destacar que participé en el encuentro en la vivienda de Genoveva y quedé complacido con la respuesta ofrecida, sin duda amplia y profesional.

En los tres ejemplos, diversas razones incidieron para que los cheques a los clientes expresaran cuentas de infarto, más cuando el promedio de cobro de meses anteriores era muchas veces inferior.

En las conclusiones, la Empresa Eléctrica de La Habana califica con razón la queja de los tres clientes, “pues si se hubiesen seguido los procedimientos establecidos para estos casos, no habrían tenido que reclamar ni pagar lo que no debían. Nuestra empresa tiene en su política brindar un servicio con calidad, eficiencia y profesionalidad, que garantice la satisfacción y el bienestar social de nuestro pueblo, para lo cual están creadas todas las condiciones técnicas y organizativas”.

Por su mal trabajo fueron sancionados siete compañeros en los tres municipios: Maykel Batista, supervisor de Plaza de la Revolución, fue separado definitivamente de la entidad; Jorge Ignacio Molina, lector cobrador del mismo territorio, fue trasladado a otra plaza de inferior categoría por el término de seis meses y Alfredo Díaz, administrador de esa Oficina Comercial, fue amonestado públicamente.

Con la rebaja del 25 % de su salario fueron sancionados Yaimí de Armas, supervisora de lectura en Guanabacoa, y Yohany Turro, lector de la misma Oficina Comercial. Olivia Palomino, supervisora de lectura, y Dayron Pérez Noriega, lector, ambos de Diez de Octubre fueron amonestados públicamente.

¿Y quién le devuelve el dinero a Noemí?

Por suerte, como decimos en buen cubano, Bañal y Genoveva “plantaron” y finalmente su cuenta fue rectificada, pero a pesar de la seriedad del caso y que la respuesta a los clientes y a este semanario llegó con rapidez, esta adoleció de un gran defecto: es incompleta, pues Noemí Guerra, una de las afectadas, sí pagó y aunque en Guanabacoa fueron sancionados dos trabajadores y se reconoce con razón su queja, nadie le ha dicho que le van a devolver los mil 197 pesos que pagó en cuatro plazos, so pena de que le cortaran la electricidad.

No entendemos cómo suceden cosas así, a pesar de que la supervisora no cumplió con el procedimiento establecido al no exigir que se realizase por el lector el informe correspondiente en casos de exceso de consumo; incluso, conociendo a cuánto ascendía no lo entregó al especialista de inspectores para su revisión.

Luego de publicado el reportaje, la comisión investigadora correspondiente a Guanabacoa visitó la casa de Noemí en varias oportunidades y como no fue comprobada anomalía alguna en su reloj supusieron —¡qué barbaridad!— que la propia Noemí había intervenido en su reloj contador.

Así las cosas, Noemí espera porque le devuelvan su dinero. “¿Habrá solución?”, se pregunta.

2 comentarios en Empresa Eléctrica de La Habana responde: ¿Cómo queda Noemí?

  1. Ayer, 4 de febrero, me llegó una cuenta de electricidad por 113,20. Mi sorpresa fue total, porque nunca paso de los 40 pesos mensuales. Pero lo más asombroso es que pasé un año fuera de mi casa, en la que no vivió nadie en ese período, y también me pasaron las debidas cuentas, algunas hasta por 50 pesos, que mi vecino pagó siempre por encargo expreso mío. Entonces, cuando regresé en octubvre, no dije nada. Pero ahora voy a la empresa con el paquete completo. Algo serio está pasando y me temo que haya un fraude financiero, probablemente de doble facturación. Hay que investigar eso a fondo.

  2. Que descaro!!!!. No encontraron anomalia y supusieron que Noemi habia intervenido su reloj»»». Con razon; no solo descaro, sinverguenzas es lo que son.

    En fin, el desgraciado poder, el poder de decir, de decidir, «yo decido esto y punto». Tanto abuso…Yo sincerament no confio para nada en estos dictamenes, porque en realidad la de quejas que he visto no solo aqui, sino en acuse de recibo y en cartas ala direccion, son de espanto!!!. Pagar y despues reclamar!!, ahi tienen las razones de fuerza. MIren caballero, dejemonos de tanto cuenta, hay mas de uno que se dedica a «inventar» son empleados de la electricidad y hacen que uds. siendo un levado consumidor gaste menos, eso es a la cara….Lo que pasa que cuando no se quiere encontrar, pues es imposible.

    No quiero decir mas porque en realidad, a mi personalmente me indigna escuchar, leer y ver este tipo de situaciones.

    Recuerdo que residi en un edificio, que por 20 anos tenia destrozado el panel de los relojes, multiples quejas, solicitudes, y debieron pasar fijense 20 anos para que un dia, porque comenzaron a poner el nuevo sistema de relojhes, aparecieren por alli para hacer lo que debieron por esos tantos anos.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu