A Nitza le debo todo lo que soy

A Nitza le debo todo lo que soy

“Muchas personas al conocer de mi parentesco con Nitza me aplauden y piden hasta retratarse conmigo”, afirmó Marcos E. López González. Foto: Agustín Borrego.
“Muchas personas al conocer de mi parentesco con Nitza me aplauden y piden hasta retratarse conmigo”, afirmó Marcos E. López González. Foto: Agustín Borrego.

Con independencia de la atracción y el gusto por el arte culinario, Nitza Villapol resultará siempre un nombre esencial en la cocina cubana. Su imagen —de modales finos y hablar pausado, ojos claros y mediana estatura— permaneció durante 44 años en las pantallas de la televisión, atrayendo sobre todo a una teleaudiencia femenina que cada tarde (luego fue semanal) esperaba con agrado las recetas más variadas.

Así, Nitza llegó a hacerse imprescindible en una época en que la publicidad colmaba los espacios. Ella aprovechó sus conocimientos de pedagogía y de nutrición para ofrecer un mensaje atractivo, locuaz; llevar al televidente una mezcla de olores, sabores y colores, y coadyuvar a que la comida sana colmara los hogares.

Hija única, nació en los Estados Unidos, a los 12 años llegó a Cuba y con sus padres se asentó en la provincia de Cienfuegos (en Cayo Carenas). Por esa época se enfermó de poliomielitis, padecimiento que quizás le hizo fortalecer su carácter.

Marcos E. López González, su familiar vivo más cercano, accedió a comentar algunos pasajes de la vida y de la obra de una mujer que, sin lugar a dudas, ha dejado un legado en el arte culinario y el buen comer.

A punto de cumplir las siete décadas de vida, Marcos prefirió obviar su propia historia y adentrarse en el mundo de la mujer que lo adoptó como hijo cuando él tenía apenas seis años de edad. Gracias a ella estudió, se educó y preparó para la vida. “Le debo todo lo que soy”, subrayó.

¿Cómo llegó ella al programa de cocina?

Nitza Villapol en el popular programa televisivo Cocina al minuto.
Nitza Villapol en el popular programa televisivo Cocina al minuto.

 

Ella vio en la televisión una posibilidad económica para poder adquirir un automóvil, pues tenía dificultades en una pierna a causa de la enfermedad. Le hizo una carta a Pumarejo*, en la cual le propuso que quería dar clases sobre la escuela del hogar, algo que había estudiado. Un tiempo después él la mandó a buscar y le dijo que le interesaba un programa de cocina. Entonces Nitza acudió a su mamá, pues no tenía la menor idea de cómo iba a enfrentar aquella propuesta. educó y preparó para la vida. “Le debo todo lo que soy”, subrayó.

Ella vio en la televisión una posibilidad económica para poder adquirir un automóvil, pues tenía dificultades en una pierna a causa de la enfermedad. Le hizo una carta a Pumarejo*, en la cual le propuso que quería dar clases sobre la escuela del hogar, algo que había estudiado. Un tiempo después él la mandó a buscar y le dijo que le interesaba un programa de cocina. Entonces Nitza acudió a su mamá, pues no tenía la menor idea de cómo iba a enfrentar aquella propuesta. se adentró en ese mundo. Cocina al Minuto no fue solo un programa de cocina sino —sobre todo— educacional, de nutrición y dietética. Por ejemplo, si hablaba del tomate, daba una receta, una explicación de sus características. Mucha gente habla de Nitza como la cocinera, y no era así.

¿Cómo y cuándo surgió el nombre del programa?

 Los padres de Nitza eran emigrados en los Estados Unidos, allá se conocieron y casaron. Vivían en Manhattan, Nueva York, y en su casa se reunían muchos revolucionarios cubanos. Por ahí, precisamente, surgió el nombre. Juana María, la madre, llegaba del trabajo y en un momentico preparaba cualquier cosa para los que estuvieran en la casa; entonces Pablo de la Torriente Brau, uno de los asiduos visitantes, la empezó a nombrar “Juana María cocina al minuto”.

¿Cuántos libros escribió?

Cincuenta y tres, más otros han sido compilaciones y se han publicado en diversos países, como los realizados por Sisi Colomina González, una estudiosa de su obra.

En el ámbito hogareño, ¿cocinaba?

 No, ella prefería que en la casa lo hiciera yo, y a mí me encantaba comer en casa de Margot Bacallao, que sí era cocinera. Ellas hicieron un buen binomio y con los años consolidaron la amistad. Margot, una persona muy dulce y noble, trabajaba en el programa TeleHogar, donde había un espacio de este tipo. Un tiempo después Pumarejo decidió cerrarlo y le propuso a Margot que fuera ayudante de Nitza en Cocina al Minuto, el cual empezó a transmitirse por Unión Radio Televisión en 1948.

¿Cómo cree se le recuerda hoy?

Ella nació en los Estados Unidos y nunca regresó a ese país. ¡Era más cubana que yo! Se sentía respetada y querida. Tan así es que en cualquier lugar de campo que llego —pues me llaman a ratos para participar en actividades— muchas personas al conocer de mi parentesco me aplauden y piden hasta retratarse conmigo. Yo les digo que no soy Nitza, pero no les importa. Dondequiera que ella esté debe sentir los aplausos de su pueblo.

*En alusión a Gaspar Pumarejo Such (1913-1969). Popular conductor de radio que devino empresario de los medios de comunicación masiva. Realizó la primera transmisión de la televisión en Cuba.

Algunas de sus recetas para celebrar en familia el fin de año

Pierna de puerco asada a la criolla

1 pierna de puerco (6 libras aproximadamente)

1 cabeza de ajo ¾ taza de jugo de naranja agria

1 cucharada de orégano

2 cucharaditas de comino

½ cucharadita de pimienta

2 cucharadas de sal

1 libra de cebollas

Limpie la pierna y perfórela en varias partes con la punta de un cuchillo. Machaque los ajos, agregue la sal, orégano, comino, pimienta y el jugo de naranja agria. Unte bien la pierna con este mojo. Cúbrala con las cebollas cortadas en ruedas y déjela reposar 12 horas por lo menos. Hornéela a 165 ºC. durante cuatro horas aproximadamente. Si utiliza termómetro de asados debe esperar a que este marque 185 ºC. Da 8 a 10 raciones.

Pollo grillé a la mostaza:

 Ingredientes:

3 libras de pollo

1 cucharadita de sal

¼ cucharadita de pimienta

1 cucharada de mostaza

1 huevo

1½ tazas de leche

2 cucharadas de mantequilla

½ taza de crema de leche

¼ taza de crema al 30 %

¼ libra de queso parmesano

2 huevos

¾ taza de galleta molida

¼ libra de mantequilla

1 taza de aceite

Corte el pollo en octavos. Polvoréelo con sal y pimienta. Úntelo con mostaza. Envuélvalo en huevo batido y galleta. Fríalo en la mantequilla o aceite caliente hasta que se vea ligeramente doradito. Coloque los pedazos de pollo en una tartera o en molde. Hornéelo a 200o C aproximadamente ½ hora o hasta que se vea doradito. Da para cuatro raciones.

Tomates deliciosos

 6 tomates de ensalada maduros

8 cucharadas de azúcar

Sumerja los tomates en agua caliente y pélelos. Déjelos refrescar. Con un cuchillo afilado sáquele el corazón a cada tomate haciéndole un corte que no llegue a perforar el fondo. Rellene cada tomate con azúcar. Póngalos en el refrigerador hasta el día siguiente. Sírvalos bien fríos sobre hojas de lechuga, berro, etcétera. Da para seis raciones.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu