Regulaciones de la AGRC: Algo más que  vestir y calzar

Regulaciones de la AGRC: Algo más que vestir y calzar

Para nadie es secreto que las nuevas medidas adoptadas por la Aduana General de la República de Cuba (AGRC) para regular las cantidades de artículos de diversos tipos que importan personas naturales han levantado un oleaje de opiniones, aprobatorias unas, en disconformidad otras.

Más allá de analizar la pertinencia de las Resoluciones 206, 207 y 208 de la AGRC, y 300 del Ministerio de Finanzas y Precios, que cobrarán vigencia a partir del 1º de septiembre, creo que resulta prudente enfocarse en el reto que tales decretos entrañan para la industria y el comercio en Cuba.

Desde tiempos inmemoriales cada país ha establecido las leyes que considera necesarias para proteger su economía, lo que se traduce en entender la justeza de que esta nación también se preserve en tal sentido.

Pero la realidad de hoy deja en claro que una cosa es resguardar el comercio interior que estatalmente se desarrolla y otra bien distinta es que dicho sector ofrezca en la cantidad y variedad requeridas lo que la población demanda. He ahí el dilema actual.

Desde hace ya varios años cubanas y cubanos nos “acostumbramos” a buscar en espacios alternativos —en lo fundamental casas particulares— artículos de vestir o calzar importados por quienes han encontrado en esta práctica una manera de obtener ingresos personales, con lo cual, en muchas ocasiones, se echan a un lado las ofertas de las tiendas recaudadoras de divisas (TRD) o, en menor medida, las que venden en CUP.

Consecuentemente, y según se reconoce oficialmente, las TRD ya no aportan los niveles de ingresos de antaño provocando afectaciones económicas al país. ¿Por qué tal estado de cosas?

La respuesta emerge como verdad de Perogrullo: las propuestas que aparecen por “la izquierda” resultan casi siempre más tentadoras que las disponibles en las cadenas de tiendas.

En materia de tallas, colores, variedad de los surtidos, durabilidad de la pieza, apego a la moda, calidad, precios, sistema de garantía y hasta posibilidad de compras a plazos, lo que ofrece el mercado informal supera con creces lo del área estatal.

Tal situación debe cambiar, apostando a favor de un comercio interior estatal que verdaderamente se prestigie, beneficie y complazca a quienes le dan razón de ser: los clientes.

El cambio tendrá que llegar por dos caminos, uno enfocado hacia adentro, el otro encauzado fuera de fronteras.

La industria cubana, en lo fundamental la Ligera, precisa renacer cual Ave Fénix en aras de aportar a las tiendas renglones que colmen el gusto y los requerimientos de la población de todo el archipiélago, no solo de la capital o de las principales ciudades.

Pero como ya se sabe que la recuperación de dicho sector tomará tiempo —teniendo en cuenta la situación que actualmente enfrenta en el orden de la modernidad tecnológica y la disponibilidad de materias primas— lo más inmediato será velar con absoluto celo porque las compras que se realicen en el exterior se adecuen a las exigencias de los clientes.

Tal vez sea necesario una mejor preparación, en todos los órdenes, de aquellos responsables de ir por los mercados del mundo seleccionando los artículos que luego se pondrán a la venta en las TRD.

Y hablando de nuestras tiendas recaudadoras de divisas, no importa la entidad a la que pertenezcan, es urgente también revolucionarlas —con apego al pensamiento de Fidel de “cambiar todo lo que debe ser cambiado”— pues, como tendencia, no son hoy lo que en realidad deben ser.

Es preciso una transformación en el orden de su imagen, en tanto muchas parecen más almacenes en desorden que sitios para disfrutar visualmente de los productos y quedar tentados para adquirirlos sin titubeos.

Claro, ello discurre también por la amabilidad, el buen trato y el “gancho” para la venta que sean capaces de mostrarles al público dependientes, jefes de pisos y administrativos en general, cuestión que en este mismo minuto es excepción y no regla.

Igualmente sería prudente reevaluar los márgenes comerciales que se les gravan a los surtidos, establecer un sistema de ventas a créditos, así como estimular la presencia de mercancías para todas las ocasiones, bien sean las cotidianas, bien las especiales.

Casi llega septiembre, habrá que esperar entonces y confiar en que lo bueno suceda para que la intención con la que se adoptaron estas nuevas medidas no vea torcido su rumbo y ocurra lo que tantas veces: que lo estatuido va por un lado y la vida por otro.

24 comentarios en Regulaciones de la AGRC: Algo más que vestir y calzar

  1. Pero como ya se sabe que la recuperación de dicho sector tomará tiempo —teniendo en cuenta la situación que actualmente enfrenta en el orden de la modernidad tecnológica y la disponibilidad de materias primas— lo más inmediato será velar con absoluto celo porque las compras que se realicen en el exterior se adecuen a las exigencias de los clientes.

    si esta recuperacion va tomar tiempo y lo sabemos por que estas medidas de la ADGR, los compradores del gobiernos son personas viejas y no se ajustan a lo que usa la juventud y lo que no somos tan viejos.
    la gran diferencia del mercado privado y el estatal aparte de lo que tu ha dicho, es que tiene un salario fijo vendan o no, te traten bien o mal, que le puede importar, no es su negocio
    el estado tiene que despojarce de muchas cosas entre ellas el transporte publico, los resturantes, hoteles de poca monta, la tiendas, el puede vivir de los impuestos del contribuyente de estos lugares

  2. Para resucitar al ave Fénix se necesita un enorme proceso inversionista y eso lleva tiempo,y mientras tanto los consumidores ven frustrados sus necesidades perentorias al no poder adquirir a precios justos determinados productos que muchas veces están en falta como las cuchillas de afeitar que en raras ocasiones las he podido comprar en las tiendas, o los rasuradores desechables que en mi provincia sólo los particulares tienen todo el año y a toda hora y en las tiendas muy raras veces las he visto este año. Lo otro de bajar los margenes comerciales eso no lo deciden las empresas que comercializan mercancías de forma minorista.. Por otro lado al eliminar al contrario no habrá desarrollo y eso lo aprendí de las clases de marxismo. La unidad y lucha de los contrarios.
    Si nuestras empresas fueran capaces de lograr vender productos de mayor calidad a precios justos y tener la facultad discrecional de proponer margenes comerciales menos gravosas, si se lograra que los clientes puedan tener acceso a adquirir mercancías a plazos, solo así se habrá comenzado a andar el camino hacia el cambio de mentalidad.

  3. Hola, Esteban, se ve que no ves màs alla de tus narices, y la debes tener bastante corta, que no te permita siquiera ver todo lo que tienes en frente,
    En 1r lugar si mi unico proposito hubiese estado el prostestar sobre los paquetes que no me han dejado entrar, No hubiera hablado de todo el resto, que NO me afecta a mi, porque yo vivo en Suiza hace màs de 20 años, tengo ciudadania Suiza y mantengo la màs importante para mi, que es la ciudadania Cubana.
    En 2do lugar, no estuviera pidiendo a todo aquel que aprendiò amar la Revoluciòn, y todo aquèl que a apoyado èsta Revoluciòn desde antes y despùes, Por todos los beneficios para el pueblo que significaba, porque solo con una Revoluciòn asì se podìa lograr, lo que se a logrado en Cuba..Cosa que hoy en dìa, NO està sucediendo, estamos viendo otra vez, la gran diferencia de clase econòmica, estamos viendo un gran maltrato hacia la poblaciòn en muchisimos sectores, El Che dijo, que la calidad es el respeto al pueblo.
    En 3r lugar si hablè sobre los paquetes, es porque el articulo hablaba de la Aduana general de la repùblica, de las leyes y decretos que solo llevan al disgusto general, Pero no solo el mio, tambièn de todos esos coolaborante cubanos que trabajan fuera de Cuba, prestando una ayuda importante en el Pais que estàn y para Cuba, recuerda, que gracias a esta ayuda que presta Cuba en diferente paises, se revierte en ayuda que prestan estos paises a Cuba.
    La aduana no puede olvidar que Cuba sufre el bloqueo mas largo y màs criminal que haya existido en el mundo, La aduana no puede olvidar, que en Cuba no toda la poblaciòn tiene el mismo nivel adquisitivo, La aduana no puede olvidar que en Cuba hay familias entera que sobreviven con solo 35 Cuc al mes, ( esto haciendo el cambio) quizàs hay quièn vive con menos, porque recordemos, que hay personas mayores, que no reciben ninguna pensiòn y hay muchisimos, que su pensiòn es muy pequeña, Que la mayorìa de las personas que vamos a Cuba una vez al año, lo que llevamos son cosas para cubrir en parte algunas de las necesidades de nuestras familia, Que si llevamos es porque: o falta en la tienda, o los precios en las tiendas cubanas, son altisimo, en relaciòn con las posibilidades de la poblaciòn, o la calidad es bastante mala etc etc etc… Que desde hace muchisimo tiempo, la aduana siempre siempre a controlado la cantidad que se entra, yo lleguè a pagar hasta por pares de zapatos para mi sobrinos,llevando solo 25 kg, solo porque se veia, que no eran para mi, por tanto eran para regalo, y habia una ley, que decia, que todo lo que llevaras, que no fuera para el propio uso personal, se convertia en regalo, por tanto debìas pagarlo al 100%.. En ese momento, nadie se pregunto, y nadie cuestionò la ley, nadie se puso a pensar, que esos zapàtos servìan para que otro niño fuera con zapatos a la escuela, nadie se puso a pensar, nadie se puso a pensar, que con este tipo de ayuda, evitaba que las personas se vieran evocadas, a meterse en negocios ilìcitos para poder obtener cuc y asì poderle comprar a la familia aquello necesario para la vida cotidiana, visto que trabajando al 100% legal no le alcanzaba para comprar, lo mas minimos de los articulos de 1ra necesidad.
    Por tanto entiendo que esta ley se convierte en un bloquèo interno, y entiendo, que si el bloqueo americano a sido malsano, y criminal, este bloque interno, tambièn lo es, porque perjudica a la mayorìa de la poblaciòn, a esa poblaciòn como en el caso de mi familia, que no reciben por su trabajo cuc, que intentan llevar una vida honesta, no metiendose en negocios ilìcitos, y que yo solo yo, les puede ayudar, una ayuda que par mi no es facil, yo no soy millonaria, por tanto hago un grandisimo sacrificio, para enviarles o llevarles a ellos un poco de ayuda, y tengo una familia bastante grande.
    Que si algiuè entra en Cuba, cosas para vender, es y a sido con la complacencia, para no decir que con la complicidad de la Aduana, visto que desde que voy y vengo de Cuba, siempre siempre e tenido que pagar y siempre siempre me han controlado, abriendome las maletas, todo aquello que llevaba,
    que una vez por poco pierdo el aviòn de vuelta, porque lleguè tarde al aereopuerto, faltaba solo yo, pero como habìa entrado una computadora a Cuba, tenia que mostrar el documento y la computadora, por lo que el aviòn esperando solo por mì, tuve que poner la maleta en el piso, abrirla, sacar la computadora, enseñar el documento, para que ellos comprobaran que no la habìa dejado en Cuba, y luego salir corriendo con la maleta casi abiertta hacia el aviòn.. Por lo que yo me pregunto, como a sido posible, que hayan entrado tantas cosas en Cuba para negociar sin que la aduana, no se haya dado cuenta, o no haya cobrado su entrada??
    POR LO QUE ESTÀ LEY QUE ELLOS ESTÀN PROMULGANDO, Y QUE ENTRA EN VIGOR EL 1RO DE SEPTIEMBRE ES UN ATROPELLO MÀS A LA POBLACIÒN DE CUBA, ES UNA MANERA DE DISGUSTAR AL PUEBLO AHOESTAR DE TODO UN PUEBLO, AGANDOLO JUSTO EN AQUELLO QUE LE AYUDA A RESPIRAR UN POCO MAS TRANQUILOS, QUE ES EN LA AYUDA QUE RECIBEN., QUE PARA MI CRITERIO, QUIEN ATENTA CONTRA EL BIENESTAR, LOS DERECHOS Y EL RESPETO DE TODO UN PUEBLO, ATENTA CONTRA LA REVOLUCIÒN, NO SON ESTOS LOS METODOS QUE LA BENEFICIAN A LA REVOLUCIoN, ESTO APOYA CATEGORICAMENTE EL EMBARGO AMERICANO.
    Y HABLO SOLO DEL TEMA DE LA ADUANA AQUÌ, HAY MILLONES DE COSAS QUE ESTÀN SUCEDIENDO EN CUBA, QUE TENGO CLARO, QUE ESTÀN DESESTABILIZANDO LA IDEA POR LO QUE SE LUCHO PARA OBTENER ESTA REVOLUCIÒN, ESTAN DESESTABILIZANDO TODAS LA IDEAS QUE A TENIDO, Y MANTENIDO EL PUEBLO CUBANO, PARA SEGUIR APOYANDO Y MANTENIENDO LO MÀS MARAVILLOSO QUE YO E CONOCIDO,, UNA REVOLUCIÒN PARA TODOS, GANANDO LOGROS TRAS LOGROS EN BIENESTAR DEL PUEBLO, NO EXISTE PAIS EN EL MUNDO QUE HAYA LOGRADO TANTO COMO A LOGRADO EN CUBA, EN SITUACIONES TAN DIFICILES,
    LEÌ UNA ENTREVISTA DEL CANTAUTOR SILVIO RODRIGUEZ, DONDE DENUNCIA, CASUALMENTE LAS MISMAS COSAS QUE YO HABIA ESCRITO EN OTRAS PAGINA, SEGÙN LEÌ, EL MÀS O MENOS DICE, QUE TODO PARECE, MÀS ACTO DE LOS ENEMIGOS DE CUBA, QUE DE LOS QUE TIENEN QUE DEFENDERLA..Y NADIE HACE NADA.

  4. Realmente debemos reconocer q la medida no tiene aprobación popular. Discrepo de que ha levantado un oleaje de opiniones a favor y en contra. No tengo conocimiento de algun ciudadano contento con eso. Si lo buscamos quizá lo encontramos. Esta medida y la venta de carros a precios de arrebato han sido, desde mi punto de vista muy dañinas para la visión de los cubanos sobre las reformas y sobre si se van a tener o no en cuenta las opiniones de la población. Tengo la esperanza como revolucionario q esto sea analizado. Cualquier medida si afecta al pueblo no sirve. Si lo disgusta sirve menos. Si el pueblo no la quiere ya es un problema q no resolveria ni aunque lograra objetivos económicos de la magnitud q sean

  5. el comentaio con nada nuevo, las regulaciones van de todas formas, el dinero de los que estan fuera de cuba es lo que necesitan,despues que estas sean implemntadas se olvidaran de abastecer las trd,bajar precios y todo lo demas ,luego, de lo que te dije ni me acuerdo. el tiempo dira la ultima palabra veremos al final quien siempre tuvo la razon.a los que hemos opinado en estos foros no nos importa lo que el estado haga con las trd, lo que nos importaba era la no implementacion de las regulaciones aduanales por ser impuestas e inconsultas por tanto antipopulares.

  6. Creo que las regulaciones de entrada de productos de primeras necesidades del exterior y las tiendas cubanas, tienen poco que ver con las verdaderas intenciones de la aduana de cuba, ciero es que si en las tiendas cubanas estuvieran mejor surtidas y con precios asequibles a TODA LA POBLACION CUBANA, Las personas que viven en otro pais, o el mismo cubano residente en cuba, que sale en un viaje, sea de visita o de trabajo, NO TENDRIA NECESIDAD DE IMPORTAR muchisimas cosas, ya que las encontraria en cuba a un precio conveniente…. Pero independientemente de esto, a todo ser humano en este mundo, que sale fuera de su localidad o pais, intenta llevar un regalo a sus familiares y amigos… Mucho màs nosotros los cubanos que sabemos las carencias que existen en Cuba, y hay que entender que en muchisimos domicilios cubanos, vive toda una generaciòn de familia, la abuela, la tia, los primos los padres, los hermanos y el perro, por lo que no es facil a la hora de hacer las maletas.
    Ahora esta nueva ley de la aduana, no creo yo, que intente absolutamente salvaguardar la economia de Cuba, yo pienso que una vez màs se està maltratando a la poblaciòn, se està tratando de llevar a un descontento total del pueblo, esto yo lo catalogo, como contrarevoluciòn, ..asì de claro, Esto es un embargo economico y social desde dentro de nuestro propio pais, con la complaciencia de muchos dirigentes, Los cuales, me encantaria saber, sobre que ideales aprendieron el socialismo cubano, Yo soy Fidelista, y lo digo con el orgullo màs grande de este mundo, defendìa siempre la Revoluciòn y digo defendìa, porque me estoy quedando sin argumento..No fuè esto que està sucediendo en diferente ramas de Cuba, lo que a mi me enseñaron, no, son estos los ideales, con lo que aprendì amar a la Revoluciòn, y lo que està pasando en Cuba, me tiene trastornada, porque no entiendo el porque si esta Revoluciòn costò tanto, estan dejando que ahora la estèn poniendo en ridiculo, No entiendo, por què nadie hace nada, QUIEN NO RESPETA EL PUEBLO, QUIEN NO LE INTERESA SU BIENESTAR, QUIÊN BUSQUE SOLO EL DESCONTENTO DE UN PUEBLO, por lo que me enseñaron a mi.. No se puede llamar, ni REVOLUCIONARIO, NI COMUNISTA, MUCHO MENOS SOCIALISTA, Y QUIÈN COMTEMPLE EL CRIMEN SIN HACER NADA, SE CONVIERTE EN CRIMINAL…. Y es este el motivo por la cuàl escribo hoy aquì, porque quiero pedirle a todos lo que puedan hacer algo para que esas ideas, esos propositos, por lo que se luchò, por esa Revoluciòn del 59, por todos los efuerzos del pueblo cubano, durante los años màs dificiles de la Revolucion, no sigan siendo asesinados, por personas, que màs parecen a la orden del imperialismo que a las necesidades de la Revoluciòn.

    • maría que rápido te quedaste sin argumentos, sólo porque te limiten la importación de productos con carácter no comercial, dudo mucho de tu fidelidad

      • Saludos, yo de lo único que estoy claro es que nadie nace fidelista, ni comunista, ni capitalista, ni cristiano, ni ateo, las personas aprenden a ser como son porque las creencias que les enseñan o ideologías que aprenden creen que les reportan un bienestar material o espiritual y sobre eso basan sus acciones futuras, defender lo que creen no es más que defender lo que les beneficia, ningún esclavo defendió nunca el feudalismo o el esclavismo, ni ningún musulmán defendería el cristianismo. Nadie puede asumir que las personas seguirán ciegamente un ideal, la verdad que con estas medidas impopulares lo único que se siembra es el descontento, ahora es cuando se extraña de verdad los largos discursos de Fidel explicando paso a paso cada uno de los cambios por pequeños que fueran que implementarían, ahora sí creo que el diálogo con el pueblo, escuchar sus opiniones y reconocer el error es lo único que nos puede salvar de seguir sembrando más semillas de descontento, lo que mantiene unido a nuestro pueblo es la fe en la revolución y sus líderes, como cuando fidel retraso la llegada del Granma por buscar un compañero perdido en el mar. Podemos y debemos implementar la economía de mercado (al final es ahí para donde vamos) sin tanto demora pero si haciendo participe al pueblo de cada cosa que sucederá.

      • Esteban;
        Sería conveniente preguntarle a los miles de colaboradores cubanos (QUE SON LA MAYORÍA) que ofrecen sus servicios a países necesitados, al costo de estar alejados de sus familias, en lugares extremadamente intrincados y en muchos casos con amenazas de enfermedades mortales o de extrema violencia, y de ese sacrificio, van acumulando artículos que deficitarios o no en Cuba, en la mayoría de los casos cumple una función de llevarle algún regalo a un familiar, amigo, etc. sin animo de lucro o (FINES COMERCIALES) y entre otras cosas artículos necesarios para su hogar o para el hogar que piensa formar, y en dos o tres años en esa misión, con lo que ahorró o se ganó, garantiza las condiciones mínimas que con su salario en Cuba le costaría muchos años de trabajo, (y quizás toda su vida laboral), le repito,,,, a esos debería preguntársele por las nuevas medidas aduaneras, y por supuesto a los padres, hijos, hermanos, amistades, y hasta etcéteras. si están en favor de esta medida y si se quedaron sin argumentos. Pregúntele a los cubanos de a pié, que no tienen a nadie fuera de cuba (ni emigrados o colaboradores), que ven pulular cada diá, lacras y personas inescrupulosas que, a costa de la revolución y del trabajo y del sacrifico de un pueblo entero que la defiende hasta las últimas consecuencias, si se están quedando sin argumentos (y aun sin argumentos) seguirán siendo fidelistas, comunistas y revolucionarios hasta las últimas consecuencias.

  7. Betty, por su nombre me parece que usted es una joven periodista de las últimas graduaciones, por lo que a lo mejor le es algo dificil por la edad hacer un análisis del mercado, vestir y calzar es para muchos cubanos algo más imprecindible que alimentarse, y en aras de eso recurren al mercado negro y a un sinnúmero de de mecanismos y lugares para adquirir la ropa y el calzado de su gusto, ahora el gobierno amparado en la fuerza que le da el poder a traves de la AGR dicta las resoluciones que regulan las cantidades de articulos que se pueden importar, eso es miedo a la competencia, en Cuba no ha habido competencia en 55 años en las tiendas del estado en cualquiera de sus formas que este representado – TRD, Caracol,CIMEX,etc.- existen articulos de mi mala calidad y a unos precios que esquilman el misero salario que ganan los trabajadores cubanos, al no exitir competencias, nunnca hay ofertas especiales, las revajas son risibles, siendo adquiridos los mejores articulos por los trabajadores de las tiendas y sus compinches para la reventa, los margenes comerciales son astronomicos y las ganancias superlativas, por que no permitir a los cubanos importar articulos y venderlos como trabajadores por Cuenta Propia, de acuerdo a las normas establecidas para los negocios de este tipo, existe miedo por parte del estado a la competencia del Trabajador por Cuenta Propia?

  8. Pienso que el fenómeno de las TRD no es la competencia que hacen las micro-tiendas( por llamarles de algún modo) esta basado en la falta de control de las mismas, no es secreto de la adulteracion de precios que no van a parar a las arcas del estado, sino del los administran y trabajan las misma..cuantos productos se venden en ellas que provienen de las ofertas de la llamada cadena de gastronomía, para lucro personal y la recaudación se ve afectada por este concepto, las rebajas de productos van a parar a los revendedores que ofrecen el producto frente de la misma tienda, el fenómeno de las TRD es otro..son solo ejemplos publicados y leídos en nuestra prensa por este servidor, enfrentemos el problema y demos solución de una vez y que cumplan el papel para lo que fueron creadas.
    ahora bien y me pregunto que tiene que ver la aduana de cuba con las TRD? las regulaciones aduanales es otro fenómeno, es cierto que en este proceso que estamos desarrollando es preciso cambiar y adaptar muchos decretos y leyes lo que no podemos es todos los años estar cambiando las mismas, entonces cual fue el estudio que se hizo para tomar las medidas que ahora hubo que cambiarlas?.reflexionemos y hagamos bien las cosas..

  9. Es que el concepto de competencia no existía en nuestro sistema económico hasta hace muy poco, incluso hoy quien más habla de competencia son las iniciativas no estatales, pues las estatales escazamente lo hacen y además los directivos, la mayoría con formación económica pero no empresarial o de mercado, pues ignoran las leyes que por siglos han regido el tema de la competencia. Ahora bien, salvando este asunto:

    Las TRD surgen como un mecanismo bastante eficiente de captar divisas, en los inicios el 99% de nuestro pueblo compraba las cosas en las tiendas normales del estado a precios bajos y solo un 1% tenía dinero fuerte, dígase remesas desde el exterior para darse los lujos de comprar en las TRD, eso con el tiempo ha ido cambiando y hoy el 100% de nuestro pueblo tiene necesidad de comprar cosas básicas en las TRD y demás tiendas en divisas. Eso hace que lo que antes estaba bien, precios e impuestos, ahora no lo esté pues no todo el mundo puede pagar los altos precios. En algunos casos las personas para poder comprar lo necesario tienen que ganarse los kilos por la izquierda para poder resolver sus problemas, y eso no está bien.

    Si la situación ha cambiado pues también tienen que cambiar las leyes, regulaciones y demás mecanismos económicos que en su momento estuvieron bien pero que ya no. Al menos así lo veo yo. Y en temas económicos no podemos esperar ni 10 ni 20 años para cambiar porque o quedamos en el camino o el sistema caerá, ya Fidel lo ha dejado bien claro.

    Yo prefiero que las normativas cambien y eso es lo que hace falta ahora. Entiendo que las TRD recaudan millones al año que son destinados para el servicio público, pero hay que empezar a mover esas fuentes de ingreso de estos esquemas de antaño a formas nuevas como pueden ser los impuestos.

    Solo de imaginarme que se pague impuesto por entrar cosas al país con fines comerciales, que se paguen aranceles, que se pague por la almacenamiento, por la venta y distribución, estoy seguro que eso representaría un % importante de lo que recaudan hoy las TRD, además de que estas sigan funcionando, y el pueblo estará más contento o al menos satisfecho de ver reflejadas sus necesidades. Ah que si fue una equivocación, pues el pueblo lo pidió y se equivocó, ahí si que nadie puede hablar lo que no es.

    Me gustaría saber que opina la periodista al respecto.

    Saludos.

  10. Hola Betty, aunque en tu artículo se reconoce el problema la causa aun queda un poco difusa. Todo esto está pasando porque las TRD nunca han tenido competencia real y pueden poner el precio que deseen y el pueblo, antes, siempre tenía que ir a comprar las cosas ahí porque no había en otro lado. Ahora como ha surgido una competencia, con las características que todos conocemos, queremos cambiar la realidad.

    Ahora bien, es necesario que todo lo que se deba comprar se haga en las TRD? Yo no lo creo. Por que no dejar que proliferen los negocios que puedan gestionar la compra de las mercancías en el exterior y su venta en el país? Siempre pagando los impuestos que se definan por el gobierno. Así se tendría una preocupación menos liberando al Estado de la carga que implica la compra de las mismas mercancías a mayores precios, los costos de transporte y los costos de su almacenamiento y venta….Por qué no se experimenta esa vía, a ver si da la cuenta y se mantienen las TRD a precios competitivos, y en cambio si se imponen medidas antipopulares como esta de la aduana, porque el adjetivo de que le va le va, si ahora mismo se encuestara a la población una mayoría diría que no le gusta la medida.

    Yo entiendo la medida de la aduana y para mi está clara, pero hay variantes que identificar y valorar antes de imponer esta medida. Y si el análisis se hizo entonces habria que darselo a conocer a la población para que todos tuvieran clara la necesidad, no soltar la medida así porque si.

    • Ese es el gran problema, ellos no quieren la competencia. Primero, los productos que se venden en las TRD son de Baja calidad comparados con los que se venden en las casas particulares, y segundo, los precios de las TRD no se corresponden con la calidad del producto y en la mayoría de los casos están sobre valorados.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu