Universidades cubanas: Por una integración para mayor desarrollo

Universidades cubanas: Por una integración para mayor desarrollo

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…
La universidad de Guantánamo radicará donde  en la actualidad está la escuela vocacional de arte.  Foto: Rodny Alcolea
La universidad de Guantánamo radicará donde en la actualidad está la escuela vocacional de arte. Foto: Rodny Alcolea

Una universidad única e integrada que permita con sus aportes cientfico-técnicos, y con el resultado de múltiples estudios humanísticos, un mayor desarrollo económico social de los territorios, es la esencia del proceso de integración de los centros de altos estudios que se sucede en varias provincias, así señaló en Guantánamo el Doctor en Ciencias Gill Ramón González González, viceministro del Ministerio de Educación Superior (MES) e integrante de la comisión nacional que implementa esta tarea en elpaís.

A partir del acuerdo del Consejo de Ministros de diciembre del pasado año, de extender la experiencia de la integración de las universidades, que se realizó en Mayabaque, Artemisa y el municipio especial Isla de la Juventud, el proceso está en marcha en la actualidad en seis provincias del país (Matanzas, Cienfuegos, Sancti Spíritus, Ciego de Ávila, Camagüey y Guantánamo).

En estos territorios los centros que en la actualidad existen de forma  independiente para la formación de profesionales en las ramas pedagógicas, de la cultura física, las ciencias sociales, humanísticas, exactas y tecnológicas, se extinguen y funden en una sola universidad.

Integración que –al decir de Rafael Nuñez, funcionario del Comité Central del Partido-   más que una unión física, permitirá, al agruparse todas las ciencias, multiplicar el caudal de conocimientos que se genere y ponerlo en función del desarrollo local de las provincias cubanas.

La integración de las universidades incidirá, además, en la elevación de la calidad del proceso enseñanza aprendizaje en la Educación Superior, con un óptimo aprovechamiento de los claustros profesorales, los laboratorios y las tecnologías educativas, y posibilitará una incidencia más directa y mayor comprometimiento de esta fuerza calificada en la búsqueda de soluciones a las problemáticas presentes en los territorios.

En estos momentos se definen los nombres de las universidades y de sus diferentes sedes, así como los cargos de dirección de cada centro y claustros y plantilla total. En este tópico el viceministro Gill Ramón González, señaló que “se tiene como principio básico que la integración no es un proceso de disponibilidad laboral. Porque en Cuba nunca sobrará un profesor universitario”.

Al respecto Niurka González, miembro del secretariado nacional del Sindicato de los Trabajadores de la Educación, la Ciencia y el Deporte señaló la importancia de que “los dirigentes sindicales acompañen en cada centro  cada etapa de este necesario proceso de integración”.

En septiembre del 2015 continuará el proceso en los territorios de Pinar del Río, Villa Clara, Las Tunas, Granma, Holguín y Santiago de Cuba. Los centros de educación superior de la capital del país se integrarán en septiembre del 2016.

Por una integración universitaria

En la ciudad de Camagüey se alista todo para la integración de tres de sus universidades bajo una misma dirección

Varios cambios se prevén en el sistema educacional cubano para el próximo curso escolar. Camagüey, como otras seis provincias del país, no están ajenas y la universidad Ignacio Agramonte y Loynaz de esta localidad acogerá, como parte de su estructura, a sus homólogas de las Ciencias Pedagógicas y de las Ciencias de la Cultura Física y el Deporte.

Este proceso de integración comenzará con 10 facultades de los tres institutos y tendrá como beneficio que logrará el perfeccionamiento del proceso docente educativo, según referenció a la corresponsalía de la Agencia de Información Nacional, el rector de la casa de altos estudios agramontina, Santiago Lajes Choy.

Bajo un solo esquema de dirección se agruparán cerca de 8 mil estudiantes y mil 500 profesores de dichos centros que mantendrán los respectivos nombres: Ignacio Agramonte y Loynaz, José Martí y Manuel Fajardo.

Aun cuando la idea fue aceptada con escepticismo entre algunos educadores, la alternativa, como acotó el directivo más adelante, multiplica las fortalezas de cada una de las instituciones y disminuye las debilidades, pues permite un mejor aprovechamiento de los recursos humanos y materiales, beneficios mayores para la actividad científica e investigativa  y deportivo y cultural.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu