Perfeccionamiento empresarial: No se siente, pero se mueve

Perfeccionamiento empresarial: No se siente, pero se mueve

“Es una locomotora en retroceso”, afirmó una colega cuando comenzamos a hablar del tema del perfeccionamiento empresarial. Desde su punto de vista, es un concepto que apenas se menciona, ya no está en el argot de los propios trabajadores.

“Nadie habla de eso”, me dijo un tercero. Otro menos absoluto, refirió que luego de la discusión del Proyecto de Lineamientos del VI Congreso del Partido, el asunto fue abordado desde diferentes aristas, principalmente en aquellas entidades que lo tenían implementado u otras que habían pasado por la experiencia.

Si bien para algunos resulta un tanto ajeno hablar del tema en cuestión, lo cierto es que en el actual escenario que vive el país, ese sistema está en proceso de actualización a fin de integrarse a las políticas del modelo económico cubano y lograr empresas más eficientes y competitivas.

Lo corroboran las nuevas normativas publicadas recientemente, cuyo propósito fundamental es el de otorgar más independencia y autonomía a la empresa estatal socialista.

Se trata de las modificaciones al Decreto Ley 252 y al Decreto 281 del Consejo de Ministros, las cuales “rigen el trabajo para las empresas donde se aplica el perfeccionamiento empresarial, proceso que en estos momentos se actualiza”.

Tal como expresan especialistas y se subraya en el Lineamiento No. 15 de la Política Económica y Social del Partido, la generalización del perfeccionamiento empresarial debe conllevar al establecimiento de un sistema único de dirección y gestión empresarial.

¿Qué ocurrió con el perfeccionamiento empresarial? Ciertamente, durante un tiempo, el tema se hizo menos visible, aunque no dejara de estar presente en un número grande de entidades, y ser cuestión de análisis sistemático en muchos espacios por parte de empresarios y autoridades competentes.

Según confesaron algunos directivos, no existían atractivos para que el colectivo se motivara a buscar su ingreso en ese sistema. Sobre esas entidades existía más exigencia, más requisitos, controles y más controles; mucho seguimiento y bastantes trabas para su gestión.

A raíz de un reportaje que hace poco realizamos sobre el perfeccionamiento, un funcionario expresaba que no siempre se veía el hecho de que una empresa saliera del perfeccionamiento como una derrota.

Y eso significaba en verdad, porque la entidad perdió algo que había logrado, cierto nivel de organización y de gestión por mecanismos normados, la cual tributaba además, mejores condiciones salariales y laborales para los trabajadores.

A tenor con las transformaciones estructurales que vive la economía, se han evaluado los problemas del sistema, a fin de perfeccionarlos. Las nuevas normativas comenzaron a quitarle nudos a la empresa estatal socialista, tal como se ha reconocido, y poco a poco todo dependerá de una mejor gestión empresarial, en la cual no se puede desestimar el importante rol que tendrán que desempeñar el sindicato y los colectivos obreros.

Estos últimos tienen que participar de manera activa, opinar, reflexionar sobre cómo, por ejemplo, se distribuyen las utilidades o se conforman los sistemas de pago, pues al final ellos son los que generan ese nuevo valor.

En estos momentos ocurre un proceso natural de generalización del perfeccionamiento empresarial. Recientemente, en conferencia de prensa, Grisel Tristá Arbesú, jefa de Área de Perfeccionamiento de Entidades de la Comisión Permanente para la Implementación y Desarrollo, afirmó que “las empresas en perfeccionamiento han demostrado que tienen más organización, más eficiencia y resultados”.

Desde su consideración se está creando un lenguaje único a nivel empresarial, “pero como concepto se mantiene el perfeccionamiento. Mientras se aplica en aquellas entidades que cumplan los requisitos, paralelamente se va creando un ambiente de gestión empresarial único para todas las empresas del país”.

Todo esto llevará a un mayor nivel de descentralización de funciones, menos regulaciones administrativas por normas, y toma de decisiones que le permitan a la empresa una gestión eficiente, oportuna y responsable.

Un comentario en Perfeccionamiento empresarial: No se siente, pero se mueve

  1. El Perfeccionamiento me sirvio para hacer carpetas de papeles y para la Certificacion de la Calidad. A los obreros les gusta por los pesitos adicionales. Ya no tengo Calidad y solo me queda de los 105.00 que me dan,43.43 porque me siguen descontando el 5 %, o sea, 61.57. Ahora lucho por las utilidades para repartirnos algo al amparo de la Res17.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu