“Habana Cajón”, un documental para salvar la rumba callejera

Equipo de producción del documental Habana CajónLa búsqueda de nuestras raíces históricas y culturales para saber de dónde venimos y, más importante aún, hacia dónde vamos es una preocupación constante en el quehacer artístico de la Isla. De eso trata el documental “Habana Cajón” que se estrenará el próximo viernes 30 de mayo en Fábrica de Arte Cubano. Al respecto conversamos con su realizador Nelson Navarro.

Fue un proyecto que se gestó de jueves en jueves durante las peñas habituales del trovador Ray Fernández en el Diablo Tun Tun (Casa de la Música de Miramar), explica Nelson. “Ray, un gran amigo mío, no tenía cajón flamenco y pensé en hacerle yo mismo uno, con mis manos. ¿Qué tan difícil podía ser?”.
-¿Cómo surge entonces la idea del documental?
Después de hacer aquel primer cajón flamenco descubrí que en la Isla se hacían cajones para la rumba cubana. Primero creamos un proyecto para hacer 40 cajones, de distintos tamaños y tipos para lograr diferentes sonoridades. Ahí empezamos también a buscar especialistas en la construcción de estos cajones y músicos que los usaran. En medio de toda esa aventura decidimos empezar a filmar un documental para contar lo que hacíamos.
-El guión entonces lo dejaron un poco al azar…
No, para nada. Yo soy matemático de profesión y en mi manera de ser, en mi pensamiento, tengo que tener siempre bien definido un punto de partida, un punto de llegada y una solución por el medio. Yo sí sabía lo que quería buscar y filmar. Tenía claro, por ejemplo, que el clímax de la historia sería la construcción de una batería hecha de cajones, todos hechos por nosotros. Luego un músico tocaría esa batería de madera para probar los sonidos.
-Ese fue una de las escenas más interesantes del documental también…

Sí, porque la prueba de la batería la hizo Ruy Adrián López-Nussa, un músico joven pero muy talentoso, y le gustó mucho el sonido que lograba al golpear con la baqueta de madera de punta fina. Según él, el sonido de la madera contra madera le parecía muy bueno. Me encantó que dijera eso porque logramos así que encontrara algo nuevo, un sonido distinto.

-¿Qué querías lograr con el documental?
No me gusta decir homenajear porque eso es algo muy grande, pero ciertamente buscamos revalorar los cajones de rumba y mostrarlos como instrumentos que son parte de nuestra cultura. El documental también es un registro de un proyecto mucho más grande que busca fomentar la construcción y uso de estos instrumentos.
-¿Cómo fue todo el proceso de rodaje? ¿Cuánto tiempo te llevó?
Este es un trabajo totalmente independiente y sin recursos. La cámara muchas veces la hice yo mismo, fue muy difícil todo. Por eso nos demoramos un año y medio más o menos rodando. Luego lo dejé “dormir” mucho tiempo hasta que me decidí a terminar la postproducción.
-En todo momento del documental se muestran imágenes de La Habana más pobre y marginal, sin embargo, se evitan los clichés que vemos en otros materiales audiovisuales. No buscas “la porno miseria”, como dicen ustedes en el argot artístico.
-Esa fue una intención desde el principio. Como productor he filmado prácticamente en todos los barrios de La Habana y ya lo he visto todo. Intentamos entonces respetar mucho los espacios y localidades de los personajes y que la cámara se moviera como un espectador más. Por eso usé siempre un lente fijo, no me gusta el zoom.
-¿Qué va a suceder el viernes 30 de mayo en la premier en F.A.C?
-F.A.C es un lugar muy rico culturalmente hablando, suceden muchas cosas en un mismo espacio. Hablamos con los organizadores y casualmente ese día Ray Fernández tiene un concierto a las 11:00pm. El documental nace a partir de un intercambio con Ray, ¿qué mejor manera entonces que estrenarlo en el mismo lugar donde va a tocar?
La idea es presentar el documental a las 9:00pm y que asistan todos los que participaron en la producción, los entrevistados, el público en general. Quisiéramos lograr un intercambio con los asistentes, vamos a llevar los 40 cajones y los pondremos debajo de la pantalla, para que los vean, los toquen. Durante el concierto a lo mejor algún percusionista toca con un cajón nuestro y se logra algo rico.
-¿Le tienes miedo al espectador?
No, la verdad que no. No tengo miedo que no guste. El audiovisual tiene vida propia, yo no voy a acompañar al documental toda la vida y explicar antes de verlo dónde me equivoqué y advertirlo. Entonces el espectador no tendría la oportunidad de reflexionar con el mensaje del material. Esto es como un examen, uno pone el punto final y ya, no puedes hacer más nada. Solo espero lograr el mayor objetivo que nos trazamos, repito, preservar el cajón de rumba como una hermosa tradición de la cultura cubana.

 Habana Cajón en Facebook

Premier del documental Habana Cajón. Evento en Facebook 

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu