La brújula que indica el camino

La brújula que indica el camino

uneac

“La cultura es lo primero que hay que salvar”. Esa categórica frase pronunciada en los años 90 del pasado siglo por el líder histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, en los momentos más difíciles del periodo especial, presidirá la celebración, hacia finales de esta  semana, el VIII Congreso de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba  (Uneac), en tiempos en que aquella profética idea adquiere renovadas  dimensiones. El cónclave de nuestros intelectuales se pronunciará por  preservar los logros que en el terreno de la educación y la cultura hemos alcanzado durante estos 55 años, los cuales constituyen, asimismo, incuestionables conquistas del socialismo.

Hace poco, el reconocido  poeta, narrador, ensayista y etnólogo, Miguel Barnet, presidente de la comisión organizadora, en una de las conferencias provinciales previas al Congreso, afirmó: “debemos posesionarnos de esta herramienta tan útil que es la brújula  que nos indica el camino, el del conocimiento, de la cultura, de la reinterpretación de las tradiciones valederas de los pueblos”.

En tal sentido, los escritores y artistas cubanos han sido llamados a pensar y actuar en correspondencia con los tiempos que viven y en los que la cultura debe continuar siendo, con más fuerza  que nunca, pilar de la vida espiritual de la nación y la expresión  más alta de la política. Cada uno de ellos, donde quiera que se encuentre, debe ser férreo defensor de nuestras raíces e identidad.  Con las ideas como trincheras de combate y mediante un producto artístico enriquecido con lo más autóctono, que es la savia del  pueblo, será posible enfrentar la globalización neoliberal que trata  de imponernos, principalmente entre los niños y jóvenes, patrones  consumistas que distorsionen los nobles proyectos culturales emprendidos por la Revolución.

Es preciso  reformular la promoción  de valores desde la cultura, y hacer frente, de manera inteligente y audaz,  a las opciones de poco gusto estético que aún predominan en muchas expresiones del arte y la cultura. “Que el economicismo, el mercantilismo y la banalidad, no prevalezcan, sino los valores”, ha dicho Barnet. Y urge salvar lo más auténtico de la cultura nacional, desde la defensa de la historia y el patrimonio, hasta el reconocimiento consciente del legado de los héroes y mártires en su afán por mejorar  la vida material y espiritual del pueblo.

Ante la magna reunión que se avecina, será ese uno de los principales compromisos de nuestros artistas, como parte que son del pueblo  trabajador inmerso en las necesarias transformaciones que también  deben de ir acompañadas de una estrategia cultural coherentemente renovada. Y es que la cultura, en su gran dimensión espiritual, no  debe asimilarse como un ente independiente, aislado, sino como fértil  contribuyente —y protagonista— en la actualización del modelo económico en marcha en Cuba, por un socialismo próspero y sostenible y  en el que a la vanguardia artística, comprometida con la Revolución, le  corresponden grandes e impostergables tareas.

Algunos de los debates del congreso seguramente abogarán por el papel de los intelectuales —y en particular el uso de la crítica artística y literaria— en el fomento y defensa de los valores éticos, morales y políticos, a fin de que permitan formar públicos con  capacidad para discernir entre el buen arte y las quimeras promovidas por la sociedad capitalista. En favor de estas inquietudes,  se encuentra el desarrollo del trabajo comunitario y el papel que en esa dirección tienen las Casas de cultura y los instructores y promotores culturales.

“Tenemos que cuestionarnos si realmente vamos a la vanguardia de la intelectualidad cubana, y cómo y hacia dónde dirigimos nuestros pasos”, ha expresado el presidente del comité organizador del  VIII Congreso de la Uneac. Y esa interrogante debe de producirse  desde los diferentes espacios del arte y la cultura, en los que es  imprescindible adoptar modelos prácticos, realmente eficaces que permitan, a su vez, el análisis recurrente de los problemas fundamentales que entorpecen la creación artística e igualmente concebir estrategias que potencien el desarrollo cultural integral en  cada rincón del archipiélago nacional, poniendo especial énfasis  en el rescate y promoción del talento local y la puesta en marcha  de espacios destinados a la actividad cultural que hoy se encuentran prácticamente perdidos.

La garantía de la seriedad y alcance social de estos debates consolidarán aún más, desde esta tribuna, la proyección social de la  Uneac, como institución insustituible en la promoción y defensa de la cultura cubana, y de sus protagonistas, en todas las disciplinas.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu