Acupuntura: el alivio de un pinchazo

Acupuntura: el alivio de un pinchazo

La infancia es de esas etapas de la vida que se vive con denuedo: se corre, se salta sin medidas… se es feliz, no se piensa mucho y los obstáculos no te detienen. Pero también es la época en la cual los huesos que conforman las extremidades, durante su crecimiento y fortalecimiento, sufren más fracturas y por lo tanto se emplea  tiempo en reposos.

Lizandra, Miguel Ángel, Daisha y Keylis son algunos de esos niños que han asistido a consultas de ortopedia por presentar un dolor fuerte en las rodillas o los calcañales, común en varias tipologías de osteocondrosis, lo cual les imposibilitó seguir el curso normal de sus actividades infantiles.

Según el pediatra Eugenio Rodríguez, especialista de II grado en ortopedia: “En la población infantil las variantes más frecuentes son a nivel de la parte superior y anterior de la rodilla, conocida como Osgood-Schlatter y en el calcáneo, o Haglund-Server. La osteocondritis aparece durante el crecimiento de la epífisis, extremo de un hueso largo y durante la apófisis que es el proceso natural de acumulación y proyección de un órgano”.

Hasta ahora los especialistas acusan de posibles principales causante de dicha patología a los trastornos en la circulación sanguínea, debido a traumas repetidos y micro traumas que provocan necrosis isquémica del cartílago, o sea, muerte del mismo al no llegarle sangre.

Durante muchos años en la ciudad de Camagüey, como en el resto del país, se trataba convencionalmente dicha enfermedad mediante la inmovilización con yeso, la inyección con hidrocortisona, con analgésicos y antinflamatorios y tratamientos quirúrgicos, este último era el más invasivo. No obstante, cada uno de ellos traía consigo secuelas negativas tanto para el infante, el cual podía sentir picazón, presentar una úlcera, incomodidad o daño por exceso de esteroides, como para los familiares que debían dejar a un lado sus funciones laborales y atenderlos.

El milagro de lo tradicional

En aras de revertir esta situación, el licenciado en traumatología y ortopedia Dimas Norberto Lozano Barreto y el pediatra Rodríguez  se unieron para encontrar otra variante menos dolorosa: la medicina tradicional y natural.

Dimas ya había transitado por un diplomado en esta especialidad alternativa y energética, además, llevaba algunos años desarrollando la técnica de las agujitas en el pediátrico provincial Eduardo Agramonte Piña. Por su lado el doctor Eugenito, como es conocido por sus pacientes, se encargaría en este “sueño loco” de estudiar los casos que llegaran a su consulta. Si se topaba con alguna osteocondritis se lo remitía a Dimas, en su nuevo puesto laboral de la Sala de Rehabilitación del policlínico docente José Martí, con la certeza de un tratamiento efectivo.

Una vez allí los pequeños se acostarían 20 minutos para recibir el tratamiento con la técnica de impresión y tonificación de las agujas durante 10 sesiones. Aunque desde la segunda podían “caminar mejor, sin cojear”, asegura Ileana González Pérez, madre de Andy un niño de 12 años que llegó a consulta con una fractura de la cabeza de la tibia.

“Esa idea comenzó en 1996 cuando trabajaba en el hospital pediátrico – asegura Dimas–. Entonces nos dimos a la tarea de ver qué tratamiento podíamos aplicar. Y como la medicina tradicional es bioenergética y esta enfermedad es producto de un déficit de circulación sanguínea en la zona donde está el trauma, era lo mejor. Buscamos los órganos que influyen en el sistema óseo para así descubrir los puntos que lo dominan”.

Luego de casi 20 años aplicando esta variante inédita y de tratar a cerca de 600 infantes, ambos cabecillas decidieron presentar su “locura” bajo el título de Eficacia de la Acupuntura en el tratamiento de la osteocondritis infantil e inscribirlo como innovación. Más tarde lo llevaron a congresos de ortopedia y traumatología y de medicina natural obteniendo relevantes valoraciones.

Pero a pesar de ello “solo se aplica en Camagüey. En otros lugares saben del estudio, pero si lo utilizan no lo se, no tengo información, aunque no lo creo. Ahora estamos en el proceso investigativo y teórico para que se generalice, hasta en los municipios, todo lo que se ha hecho”, asegura Dimas.

Mientras tanto Lizandra Alcántara Pérez de 13 años ya no sufre de dolor en el tobillo derecho y puede caminar, jugar o asistir a clases sin un yeso y sin ayuda. A Daisha González Baso la coccigodina traumática más una osteocondritis de la cresta ilíaca derecha ya no le afectan en su vida diaria y puede estar mucho rato sentada o de pie. La cadera de Miguel Ángel García Rizo y el pie de Keylis Mahiques Pedroso se mueven con facilidad.

 

 

2 comentarios en Acupuntura: el alivio de un pinchazo

  1. Varias preguntas a los autores, incluida la compañera Montalvo. Se afirma que llevan 20 años utilizando acupuntura en más de 600 niños con esta condición, pero no veo que se haya realizado una investigación científica, comparando grupos con tratamiento convencional, o grupos con acupuntura en sitios no acupunturales (placebo). Los resultados de numerosos estudios clínicos controlados indican que la acupuntura es más efectiva que no hacer nada, pero que no es mejor que la pseudoacupuntura. Es decir sus resultados son consecuencia de la percepción por parte del sujeto tratado de una ceremonia compasiva que moviliza algunos mecanismos fisiológicos bien conocidos y etiquetados como efecto placebo. Cuando se reporta sobre algo que se pretende ciencia eso es lo que importa: datos, y no anécdotas testimoniales. ¿Acaso no hubo pacientes que no mejoraron?

  2. excelente trabajo de nuestros galenos y muy buena nota, les comento mi caso, yo padezco de osteocondritis desde q tenia 10 años, pero esta ves en el pecho, alla en cuba me la controlaba pero yo hacia mucho deporte.
    ahora vivo en panama, hace poco me dio un fuerte dolor en el pecho, fui al hospital y llamaron a un cardiólogo, yo les explicaba lo que padecía, y no me hacían caso. vino el famoso cardiólogo, cuando vio los estudios de sangre, me dijo que tenia un infarto y que no entendía que con mi edad estuviese vivo, tengo 33 años. le dije usted esta equivocado no tengo un infarto lo que padezco es osteocondritis, el hombre quería hacerme un cat del corazón cuyo valor aquí es de 800usd, le dije que no me iba hacer nada no por no tener el dinero, lo tenia, pero el hombre estaba equivocado, por ende me lavan y me fui de ese hospital que aquí en panama es el mas reconocido punta pacifica hospital.
    fui a ver otro medic una ves le dije elo que padecía me dijo es osteocondritis no me digas mas.
    esto es doloroso y muy bien por cuba por un tratamiento alternativo para aliviar estos traumas.
    felicidades para este hospital en camaguey y apra sus galenos.
    saludos noel

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu