Respeto: venerable palabra

Respeto: venerable palabra

resMuchos, quizás incontables, son los ejemplos que desafortunadamente abundan acerca de la falta de respeto en nuestra vida cotidiana.

Nadie negaría que son actitudes ajenas  por completo a  las buenas costumbres y que  observamos en un ómnibus, en un establecimiento comercial,  en el  agromercado,  en un centro de salud o cuando alguien de manera agreste se dirige hacia una persona que pudiera ser cualquiera de nosotros mismos.

Sobre la base de conceptos erróneos,  algunos consideran que las normas elementales de educación, respeto y urbanidad  son cosas del pasado, tal vez risibles o hasta retrógradas.

Así lo ve todo aquel que se dirige a una persona de edad avanzada con frases peyorativas o permanecen anclados en el asiento de un ómnibus mientras una embarazada o una mujer con  un niño en sus brazos viaja de pie, entre otros muchos ejemplos.

Por supuesto que no faltan quienes a voz en cuello sostienen un diálogo o una discusión sobre determinado asunto y lanzan un sinnúmero de palabras obscenas para imponer su punto de vista.

¿Y qué decir de los adictos a los altos decibeles en materia de música? No se trata de renunciar a ser alegres, divertidos, espontáneos y efusivos, sino de cultivar  las buenas conductas.

Respetar es una acción cuyo espectro es amplio.  Va más allá del contexto familiar, pues también está presente en las relaciones entre alumnos y profesores, médicos y pacientes, deportistas y árbitros,  autoridades y ciudadanos, jefes y subalternos, así como entre compañeros de trabajo o de estudio.

El respeto es, además, prestar la debida atención a quien nos habla,  escuchar el criterio de otra persona tenga o no coincidencia con el nuestro.

La buena acción, la mano siempre dispuesta al gesto solidario y la actitud amable dentro y  fuera de nuestros hogares enaltecen al mejoramiento humano.

No son hábitos exclusivos  de una época específica, ni mucho menos tienen fecha de vencimiento. Sin lugar a duda,  la práctica del respeto tiene una vigencia absoluta para todos los tiempos y validez durante  todos los días del año.

2 comentarios en Respeto: venerable palabra

  1. Tiene usted razón, Fernando. Una sola persona no puede revertir tan penoso panorama, pero la sociedad y las instituciones sociales etc si, ahora bien, sin voluntad politica y otros resortes no podrá hacerse realidad lo que el autor con razón plantea al final de su comentaro

  2. En un mundo como el que vivimos la bondad deberia ser la maxima, desgraciadamente no lo es. Lo peor es que la tendencia que se generaliza es al empeoramiento, no solo de las relaciones entre las personas sino de la educacion en general

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu