El control: cuestión de todos

El control: cuestión de todos

controlLas indisciplinas, el delito y las ilegalidades han marcado al sector del transporte durante mucho tiempo. Según se reconoció en  la última reunión del secretariado nacional del Sindicato Nacional de Trabajadores del Transporte y Puertos, el robo de combustible, la venta ilícita de pasajes, la sustracción de importantes  recursos destinados a los medios y equipos para su explotación,  continúan manifestándose en disímiles centros laborales sin que  exista un accionar sobre estos denigrantes fenómenos.

Increíblemente, no son pocas las entidades donde ello ocurre. ¿Cómo explicar que de un centro de carga de ferrocarriles o de una empresa de camiones desaparezca determinada cantidad de combustible y nadie se percate de ello? ¿De qué manera pueden extraerse neumáticos o algún motor  de un área de trabajo como si fueran simples objetos?

En esos lugares, por lo general, existe un agente de protección, está elaborado un amplio plan de prevención y  el tema del delito se analiza en todos los espacios de discusión (dígase consejos de dirección, reuniones del núcleo del Partido o asambleas sindicales); sin embargo, no se aprecian los resultados.

Si esto ocurriera solo en el transporte podría decirse que bastaría con ejercer un control más eficiente y estricto en esos vulnerables centros; no obstante, no es así, ese mal que corroe la  economía y la moral del país pulula en otros sectores de la sociedad: comercio, industria, agricultura o construcción, por solo  poner esos ejemplos.

¿Cuántos casos aún existen, a pesar de las advertencias, de empresas donde se roba dinero a través de nóminas alteradas, o se firman cheques sin tener el más mínimo recato de lo que se hace?

Hoy para el país enfrentar hechos de esa naturaleza es una prioridad, si se quiere hacer un uso eficiente y racional de los recursos  de los cuales dispone el Estado, empeñado en impulsar planes y  concretar la actualización del modelo económico cubano.

¿Dónde se falla? ¿Acaso basta con la denuncia ante las autoridades y quizás sean sancionados uno o varios individuos, cuando  se puede descubrir la fechoría?

Para nadie es un secreto que detrás de un hecho delictivo o un fenómeno de corrupción está como caldo de cultivo el descontrol, lo cual  permite que aquellos dispuestos a delinquir tengan  abiertas las puertas para cumplir sus propósitos.

Es cierto que en una empresa o institución todas las personas somos responsables, pero nadie tiene dudas de que la máxima autoridad en cada entidad es el jefe. Él tiene ante sí el compromiso de velar por los recursos materiales asignados y eso no se  puede hacer desde un buró o solamente mediante el chequeo de  informes.

Hay que comprobar,  regularmente visitar los sitios considerados más sensibles, hacer un recorrido nocturno imprevisto; dando el frente, los demás se educan. Pero no bastaría solo con un  jefe corriendo de un lado a otro para controlar, si el resto del  colectivo no lo asume como una acción cotidiana. Si los ojos de  los trabajadores están bien abiertos para cuidar sus bienes, nadie les puede robar.

En toda esa batalla, el plan de prevención es importante, mucho más cuando nace desde el seno de los trabajadores, quienes   contribuyen a diseñarlo, porque ellos, mejor que nadie, saben por  dónde se puede “romper el saco”.

Luego, no es para guardar ese plan en una gaveta, debe ser un libro abierto, casi como una cartilla,  que todos identifiquen de memoria.

Recientemente, durante la última sesión del Parlamento cubano, la contralora general de la República, Gladys Bejerano, al  intervenir ante la Comisión de Asuntos Constitucionales y Jurídicos, subrayó como “causales de las insuficiencias en el control  interno, que generan condiciones para el delito y la corrupción,  las debilidades en la conducta de los cuadros para establecer  orden, disciplina y exigencia”. Y también destacó la importancia  del control obrero, como mecanismo democrático para revertir  esas distorsiones.

Para los trabajadores y el movimiento sindical es vital librar esa batalla, de forma sistemática y eficiente, porque ninguna aspiración podrá materializarse desde una economía de escasos recursos bajo los impactos de manos inescrupulosas.

2 comentarios en El control: cuestión de todos

  1. Ante todo mis saludos de un cubano 100% que viaja casi mensualmente a nuestro pais,me gustaria predecir que para acabar con esos males endemicos solo se necesita elevar el poder adquisitivo de los trabajadores,llamence ,Jornaleros,Cuadros del Partido,Jefes,Oficiales ,etc.pues creo que Nada Conspira mas contra el desarrollo de un Pais que La desesperanza,la carencia de Tener Bienes y la Frustracion de No Tener Informacion ACERCA de Donde Van Los Presupuestos que Destina el Gobierno,eh entremesclado esto Ya que cada dia son MAS LOS Huecos en Las calles Urbanas como en Nuestras vias,Para Citar ejemplo,Existen Tanques de Agua del Acueducto de Cardenas ,que segun el Comentario de la Poblacion Tiene en Su interior ,desde Tinozas Muertas hasta no se Sabe cuantos Bacterias dentro y Yo me pregunto,Que informacion se le Rinde a la Ciudadania por parte de Esos que Hoy Como servidores publicos se Creen Duenos Absolutos de los Recursos del pueblo,Que se hace con La Informacion Justa que No llega a la ciudadania y que No se sabe Donde Va a parar,eh Ahi partye de ese entremdo de Corrupcion ,pues es Hora de que No haya que Buscar un Policia para solucionar lo que con Salarios Justos y Depuraciones Honradas se Pueden Lograr, Les agradesco me permitan elevar Mis Inquietudes pues solo Aspiro a Una Cuba Mas Justa y Con equidad,Gracias a esta redaciion ,Buenos Dias y Feliz 2014

  2. La corrupcion, ese dano que nos aprieta, todos los dias de este mundo, pero que el VIH, la diferencia es que el rpimero si tiene una cura efectiva. Que ocurre?. Lo primero es que no existen controles sobre los individuos, en primerl ugar sobre aquellos que manejan recursos, acostumbrados a la confianza, no quiere decir que ella no deba estar presente cada dia, pero a mayor confianza mas control.

    En mi opinion indeendientemente de las necesidades, algo con lo que se suele justificar por los bandoleros, el robo que ejecutan abiertamente, sin una lagrima ni rubor, vease el caso de Comunales de Habana Vieja, tamano descaro, falta de verguenza y honor – Hay que preguntarse si cada uno de ellos merecia esa confianza?. Son unos desvergonzados. La corrupcion es algo que no se invento con el socialismo, mal que corroe hoy practicamente el 100% de las sociedades de este mundo. La corrupcion en lo paises socialistas (los que fueron)llevo al enriquecimiento ilicito de los que con una doble moral vivieron bajo el paragua del socialismo real, hoy se ve, abiertamente. Ahi querriamos llegar?. El principal culpable del desvio de recursos es el propio Estado. Quiere decir que sus controles, controladores e inspectores no funcionan. Es en primer lugar controlar y con o a Gladys Bejerano le digo, no anuncien controles y visitas, primero hagan, ejecuten un bojeo informal, despues controlen todo lo que quieran.

    Eso si profilaxis muchisima, sin ella, dificil el mal podria curarse, ello quiere decir, que si por robar al pueblo has de ir a una carcel de maxima seguridad, sin derechos a menos que los ganes de las visitas, seria poco. Aunque no creo que ahorcar, fusilar, privar de la vida a nadie sea un derecho, hay males que han de arrancarse de raiz, incluso algunos paises que practican este tipo de medida, tienen altos indicies de corrupcion. Esta maldita enfermedad que corroe, desmoraliza y no solo a los corruptos, sino a las furzas sanas que ven con cuanta impunidad esta se lleva a cabo mientras que las autoridade silenciosas no hacen nada. Nuestro pais no debio llegar al nivel donde esta, a pesar de que en los ultimos dos anos se han ejecutado drasticas y fuertes medidas, la ausencia de honor, verguenza, dignidad ahueco nuestra sociedad y es tiempo de pararlo.

    Estoy de acuerdo que PCC, UJC y el propio sindicato han convivido y conviven con esto, pero algo tiene que ocurrir o fueron mal elegidos los militantes o los de la ujc, o el sindicato tiene compromisos, algo esta pasando.

    A todos remito a que releean aquel dscurso de Fidel en la Universidad y despues lo escrito por Esteban Morales, anado otros u otras intervenciones de Raul.

    Creo que hay ademas que informar a la poblacion sobre los hechos e implicados, algo que ha demorado de una forma preocupante, solo los casos limitados a ciertas personas, asi expuestos, mientras que la poblacion vive solo de radio bemba.-

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu