Uso racional de energía: Acomodo de cargas

Uso racional de energía: Acomodo de cargas

A partir del 3 de noviembre el alumbrado público tiene un efecto directo en el horario pico al oscurecer más temprano. Fotos: César A. Rodríguez.
A partir del 3 de noviembre el alumbrado público tiene un efecto directo en el horario pico al oscurecer más temprano. Fotos: César A. Rodríguez.

A partir del 3 de noviembre  se abandona el horario de  verano, oscurece más temprano  y aumenta la coincidencia  entre todos los dispositivos  de consumo (alumbrado público,  cocción de alimentos en el hogar,  producciones del sector estatal): es  decir, crece la demanda de electricidad  entre las 5:00 p.m. y 9:00 p.m.  (horario pico), que progresa sostenidamente  en el país y llega a 4 mil  MW en ese lapso.

Esto hace necesario utilizar racionalmente  la energía, que implica  en primer lugar un beneficio económico  directamente para el usuario,  pero también para la economía nacional:  cualquier medida de ahorro  local se traduce de inmediato en  una disminución de la energía primaria  (combustible diésel, fuel oil  u otras) empleada por el país en su  generación.

En Villa Clara, a pesar de que el  plan de consumo energético se comporta  favorablemente, organismos  como la agricultura, la industria  alimentaria y el transporte, incumplen  con lo establecido para el horario  pico. Otras entidades, aunque  se enmarcan en lo estipulado, como  fábricas de hielo, dulcerías, procesadora  de langosta, carpinterías de  aluminio y varios centros recreativos,  pudieran trasladar sus servicios  para otros momentos.

El ingeniero Hariam Martín  Suárez, especialista principal de  regulación de carga del territorio,  explicó que existen 550 empresas  que tienen la posibilidad de conocer  cuánto consumen entre las 5:00 p.m.  y 9:00 p.m., por lo que pueden hacer  acciones de regulación.

Laborar en el horario pico implica  que se debe generar mayoritariamente  con diésel —el más caro  de los combustibles— lo que eleva el  costo del kWh.

Desplazar las cargas hacia otros  períodos del día, principalmente la  madrugada, produce un decrecimiento  considerable de la demanda  máxima nacional y aumenta la mínima,  denominada valle, lo que es  también beneficioso, ya que el costo  de producción de la energía resulta  mucho menor en ese horario a la vez  que permite mayor estabilidad al  Sistema Electroenergético Nacional  (SEN).

Control en las empresas 

Desde el mes de marzo se comenzó  la implementación del registro de  autocontrol de los servicios eléctricos  estatales donde se plasman las  autoinspecciones y sus lecturas, así  como el resto de los indicadores de  eficiencia energética para los consumidores  superiores a 3 mil kWh  al mes, estrategia conocida como bitácora  de la energía eléctrica.

Panaderías, dulcerías, fábricas y otras entidades pueden acomodar sus cargas y laborar en las madrugadas.
Panaderías, dulcerías, fábricas y otras entidades pueden acomodar sus cargas y laborar en las madrugadas.

Este método unifica la manera  de controlar los indicadores y  ha elevado la responsabilidad de  la dirección de los centros en función  de ellos. En Villa Clara están  implicadas 876 entidades de todos  los sectores; inspecciones recientes  detectaron que 49 presentan problemas.

Resulta significativo que las 148  empresas altas consumidoras de  energía eléctrica (electroquímica  de Sagua la Grande, planta mecánica,  centrales, hospitales, pasteurizadora,  etc.) mantienen un control  estricto, lo que demuestra que  han adquirido con los años cultura  energética.

También es imprescindible detectar  todos aquellos puntos de ineficiencia  que existen y tomar decisiones  para eliminarlos.

Existen potencialidades para  convertir el ahorro en nuestra principal  fuente de ingreso, pero aún los  colectivos laborales carecen de una  estrategia coherente que sea aplicada,  de conjunto el sindicato y la  administración, y logre fomentar y  evaluar este indicador.

Los aportes concretos no han  sido consecuencia de un trabajo  colegiado, sino que se han logrado  como efecto de medidas administrativas  centralmente indicadas, y  la evaluación de este tema en las  asambleas de afiliados carece de  profundidad, además de que muchas  veces se confunde ahorrar con  dejar de consumir.

Acomodo “doméstico” de carga 

El doctor Pablo Roque Díaz, profesor  del Centro de Estudios Energéticos  y de Tecnologías Ambientales  de la Universidad Central de Las  Villas, considera que también puede  realizarse un acomodo “doméstico”  de carga, el cual “consiste en la planificación  racional del momento en  que se conectan y desconectan los  equipos eléctricos, a fin de no sobrecargar  las plantas generadoras,  las líneas y sus componentes principales”,  aclaró.

“Al apagar las luces y otros  equipos eléctricos innecesarios en  el horario pico estaríamos aplicando  una medida elemental de acomodo  de carga. Si en cada uno de  los más de 2 millones y medio de  hogares del país apagamos un tubo  fluorescente de 20 W, reduciríamos  la demanda nacional en ese momento  en nada menos que en 50 MW,  aproximadamente la sexta parte  de la capacidad de generación de  la conocida central termoeléctrica  Antonio Guiteras.

El sector residencial también puede ahorrar de 5:00 p.m. a 9:00 p.m.
El sector residencial también puede ahorrar de 5:00 p.m. a 9:00 p.m.

“Existen otras variantes, por  ejemplo, si debe preparar comida  para varios días (frijoles), tratar  de hacerlo en otros horarios; si es  algún alimento que ha de consumirse  frío, elaborarlo lo más temprano  posible; reserve la cocción  para los que se sirven calientes”,  puntualizó.

“Debe evitarse conectar varios  equipos a un mismo conductor, la  corriente que circulará será la suma  de las que cada uno gastaría si trabajara  solo, con lo que se puede sobrepasar  la capacidad segura de la  instalación eléctrica. Es preferible  escalonar su utilización en el tiempo,  de manera que no se sobrecarguen  las líneas de la instalación doméstica.

“Además, hay labores que pueden  realizarse en otro momento,  como bombear agua, emplear la  lavadora o la licuadora, e incluso,  puede ser una buena práctica desconectar  por un rato (el más crítico)  el refrigerador o cualquier otro  equipo consumidor que se encontrara  trabajando.

“Cuando se vayan a efectuar varias  operaciones de cocción con un  mismo equipo, por ejemplo la hornilla  eléctrica, es preferible preparar  los ingredientes y organizarlas  todas para que pueda comenzar la  siguiente inmediatamente después  de que haya concluido la anterior,  sin pausas entre ellas, con lo que  tendrá una sola acción de calentamiento”,  aseguró.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu