Buen contrato: alta productividad

Buen contrato: alta productividad

José mantiene un estricto control del contrato. Foto: De la autora
José mantiene un estricto control del contrato. Foto: De la autora

El refrán “cuentas claras  conservan amistades” es  la máxima que prima en la  unidad empresarial de base  (UEB) Porcino Placetas para  establecer los contratos con  las diferentes formas productivas  con que se interrelacionan,  aspecto que los distingue  entre las entidades de su  tipo en el país.

Los contratos son el documento  jurídico que rige  obligaciones entre las partes,  deben ser directos y  precisos. Desde el punto  de vista ético, la importancia  se aprecia en un doble  ángulo: por una parte, hay  una cuestión moral envuelta  en hacer honor a la palabra  empeñada; por la otra, deben  ser un instrumento para  el cumplimiento obligatorio  de lo que le corresponde a  cada parte.

Es raro encontrar una  entidad cubana donde dicho  aspecto funcione eficientemente,  esta ha sido una asignatura  pendiente de nuestro  sistema empresarial por múltiples  razones.

Afortunadamente hay  excepciones, la empresa  placeteña es una de ellas, lo  aseguran productores, especialistas  y directivos.

A partir de formalizar  contratos eficaces como método  de trabajo, los resultados  de la UEB mejoraron al  punto de obtener récord de  producción de un mes para  un municipio, 560 toneladas  de carne de cerdo, cifra que  no alcanzan algunas provincias.  Durante años se  distinguen como la mejor  unidad de su tipo en el país,  de igual manera el territorio  se considera polígono de  prueba para la implementación  del programa porcino  en la isla.

Además hasta el cierre  de agosto acumulan 3 mil  200 toneladas de carne y  pretenden sobrecumplir el  plan de 5 mil establecido  para el año, según declaró  Bernardo Valdés Delgado,  director de la UEB.

José, un hombre de ley  

Los que conocen a José Ramírez  González, aseguran  que es un “hombre de ley”,  de esos que cuando promete  algo lo cumple “contra viento  y marea”.

José, como casi todos  le llaman, es el especialista  principal de la entidad,  quien confecciona los convenios  con todas las formas  productivas del territorio,  en particular 23 cooperativas  de crédito y servicio  (CCS), una granja y dos unidades  básicas de producción  cooperativa (UBPC).

En estos trajines lleva  más de 16 años. Cuando en  1997 elaboró el primer convenio  entendió que era la vía  para poder avanzar, “pero  siempre y cuando se fuera  riguroso y formal en su cumplimiento”,  aclaró.

“El documento es una  premisa para obtener buenos  rendimientos, en él quedan  plasmados los niveles de  producción por cada tipo de  contrato —es decir reproductoras,  ceba comercial o ceba  con animales propios—, la  cantidad de pienso, combustible,  los servicios veterinarios,  medios biológicos, vacunas,  medicamentos y la asistencia  técnica. Del mismo modo  establecemos el seguimiento  del contrato, lo cual es primordial”,  afirmó.

Los productores explican  que la seriedad y el nivel de  detalles con que se establecen  los acuerdos con Porcino Placetas  es una garantía. Expresaron  también que si existen  problemas hay negociación y  entendimiento porque el trabajo  fluye directamente con  los cooperativistas —más de  300 productores—, quienes han  sido muy receptivos y han facilitado  esta forma de hacer.

“La confianza se gana y  en esta UEB se puede creer”,  dijeron varios de los productores,  algunos de excelencia.

El contrato incluye no  solo el suministro de insumos,  sino también la supervisión  de la empresa en otros  aspectos. Es decir, la revisión  de los animales, cómo  efectúan el tratamiento de  los residuales, la higiene, el  cálculo promedio del peso  y la ganancia media diaria,  asuntos de los que dan  fe Yanetsi Felipe, María del  Carmen López y Xiomara  Véliz, técnicos integrales.

Varios meses antes de  terminar el 2013 Jose precisó  que la producción que falta  para cumplir el plan está en  los corrales, “solo hay que  recogerla. La del 2014 está  contratada en su totalidad”,  puntualizó.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu