Trabajadores

Sancionado por engaño e irrespeto al cliente

Parque Baconao en Santiago de Cuba
Foto: Tomada del blog Santiago en mí

A la redacción de Buzón abierto llegó la respuesta dada por el consejo de dirección de la Empresa Provincial de Recreación y Alojamiento Parque Baconao, de la provincia de Santiago de Cuba, a la queja publicada en esta sección bajo el título Una actitud indigna en el Ranchón de Quintero.

Según refiere la misiva, firmada por la directora de esa entidad, María Bárzaga Frómeta, se reconocieron como ciertos los hechos acaecidos el pasado 6 de julio en el restaurante Mi Santiago y denunciados por cuatro profesores de la Universidad de Oriente.

El análisis dejó en claro “las graves violaciones cometidas por el dependiente integral de gastronomía Ronal Morote Jiménez, máximo responsable de generar la insatisfacción y el malestar de los referidos profesores”.

De manera general las infracciones fueron: “engaño al consumidor —al ofrecer los productos incompletos en el gramaje, con dudosas condiciones higiénicosanitarias y violando el precio legalmente establecido—; falta de respeto hacia los clientes, evidenciada en el incorrecto porte y aspecto y en la ruptura de dos billetes de 10 pesos cada uno, lo cual originó una afectación económica al impedir su circulación monetaria.”

Ante tales hechos el consejo de dirección de la Empresa Baconao “decidió por unanimidad aplicar al trabajador la medida disciplinaria de separación definitiva de la entidad, y al resto de los trabajadores de ese turno de trabajo una amonestación ante el colectivo laboral. En el orden organizativo estableció la rotación, trimestralmente, de los dependientes integrales que operan los dispensadores de cerveza, con mecanismos de control que permitan chequear y garantizar su cumplimiento.

“Es necesario esclarecer que nuestra entidad, por contar con un insuficiente parque automotor, mantiene relaciones contractuales con la Sociedad Mercantil Almacenes Universales S.A., la cual traslada productos a diferentes unidades subordinadas a la empresa, y uno de sus vehículos repartía hielo en Mi Santiago el pasado 6 de julio.

“Lamentamos profundamente, dice finalmente la carta de respuesta de la Empresa Baconao, que hechos de esta naturaleza tengan lugar, pero no quedarán impunes, y pondremos todo el empeño y ocupación en evitar que se repitan.”