Trabajadores

Debaten fuertemente sobre eliminación de delitos e ilegalidades

Ariel Alayo, secretario general de la sección sindical de la Base de Recuperación de Materia Prima en La Habana. Foto: Agustín Borrego

Luego de dos días de debates, llegó este sábado a su fin en La Habana la conferencia constitutiva del Sindicato Nacional de Trabajadores de Industrias, una organización obrera con particular impacto en la vida económica cubana, y llamada —desde su surgimiento— a garantizar el más agradable clima productivo en los centros industriales del país.

Tal realidad se puso de manifiesto en la primera jornada del cónclave sindical, ocasión propicia para el debatir, en primer lugar, el papel del sindicato para desterrar de una vez y por todas las manifestaciones de delito, indisciplinas y otras irregularidades presentes en nuestra realidad.

En sintonía con ese imperativo, el Comandante de la Revolución y vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Ramiro Valdés Menéndez, quién encabezó la reunión, se refirió a la necesidad de un fuerte impulso al rescate de valores en los centros laborales, lo que definió como la oxigenación de esos lugares, y para lo cual recabó el concurso de todos los trabajadores.

“Tenemos que desarrollar un movimiento en esa dirección, identificando genuinos intereses de la sociedad —dijo— mucho más cuando pensamos que en los centros laborales se sabe quiénes roban, las irregularidades que acontecen, pero al final no pasa nada; la guardia obrera brilla por su ausencia y cuando se hace, se hace mal. Sin dudas, falta aún el compromiso”.

Valdés Menéndez subrayó que en más del 30 % de los robos participan quienes tienen la responsabilidad de evitarlo —en referencia a los cuerpos de vigilancia y protección—. “Se habla del famoso mercado subterráneo que prolifera en el país y en el cual se trasiegan miles de millones de pesos cada año, pero de dónde sino de los centros laborales salen los insumos para ese mercado, quién los compra si no es el propio pueblo, los mismos trabajadores”, interrogó.

A propósito de las cooperativas no agropecuarias y el trabajo por cuenta propia que hoy cobran elevada importancia en el país, el alto dirigente cubano subrayó que debemos evitar que ese árbol crezca torcido, y que se conviertan en receptoras de recursos estatales mal habidos. “Hay que proteger esas cooperativas”, enfatizó.

El vicepresidente cubano destacó asimismo que actualmente se revisa el Programa Nacional de Enfrentamiento al delito, ilegalidades e indisciplinas, el que constituye el documento rector en los ministerios de la construcción, energía y minas e industrias.

Elevar ingresos personales pero con ideología

Nideia Castellanos, dirigente sindical de trabajadores por cuenta propia en la provincia de Holguín. “Los trabajadores tenemos que ser los primeros inspectores en la lucha por eliminar delitos e ilegalidades”, dijo. Foto: Agustín Borrego.

Para explicar cuánto se está haciendo en la base para combatir el delito y las irregularidades expuestas recientemente por el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro, varios delegados detallaron acciones y estrategias, en particular las que se ejecutan en el nuevo escenario de las cooperativas y el trabajo por cuenta propia.

En tal sentido, Nidia Castellanos, secretaria general de una sección sindical de trabajadores por cuenta propia de Holguín, dijo que poco a poco sus afiliados se han ido cohesionando, combatiendo el delito. “Nosotros mismos somos los inspectores, pues los trabajadores tenemos que ser los primeros inspectores”, puntualizó.

Ariel Alayo, también dirigente de una sección sindical de cuentapropistas en la capital, insistió en la necesidad de que todos nos busquemos problemas, tanto los directivos administrativos como los sindicales y partidistas. “Es fundamental llevar al unísono el interés por elevar ingresos personales y por hacer avanzar nuestra ideología política —destacó— no podemos pensar solo en el dinero en el bolsillo”.

“A nosotros nos preocupan las condiciones de trabajo que necesitan tener los trabajadores no estatales. No siempre esas condiciones son las mejores”, dijo Sebastián Conde, veterano dirigente sindical de trabajadores no estatales en la central provincia de Sancti Spíritus.

“Además, es imprescindible que la sociedad nos mire de otra forma, pues no existe verdadera conciencia de lo positivo de la labor de los cuenta propia, como se ha dado en llamar a esta forma de gestión”, insistió.

Finalmente Arturo Rodríguez Font , elegido el sábado último como secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de Industrias, ratificó que esta no es la generación que atacó el Cuartel Moncada con Fidel en 1953 ni los que desembarcaron en 1956 en el Yate Granma, “pero sí tenemos que hacer lo que nos toca; dejar el discurso y avanzar, dejar el discurso y hacer”, enfatizó.