Trabajadores

Subsidio no, crédito quizás

A la hora de establecer el monto necesario para efectuar las acciones constructivas, no era suficiente lo aprobado y solo alcanzó para comprar cemento y cantos y solamente siete planchas de zinc

En febrero pasado nos escribió Luisa  Carelia Berrío Arias desde la finca  Favorito, en el municipio matancero de  Martí, para recibir una respuesta a su  inconformidad con la cantidad de dinero  otorgada a su padre, de 84 años,  para la reparación de su vivienda.

En un mensaje electrónico, Berrío  destacó que se habían cometido errores  a la hora de establecer el monto  necesario para efectuar las acciones  constructivas, pues no era suficiente  para comprar cemento y cantos, solamente  siete planchas de zinc.Después  de una reclamación, Berrío logró que  funcionarios de la Unidad Municipal  Inversionista de la Vivienda (UMIV) y  la Dirección Municipal de la Vivienda  revisaran el caso y reconocieran la necesidad  de aumentar la cifra.

No obstante, una semana después  le comunicaron que su caso no podía  seguir atendiéndose, pues el Consejo  de la Administración Municipal (CAM)  había aprobado la cifra de poco más de  13 mil pesos, y no podía alterarse.

Después de un despacho, el presidente  del CAM, pidió que se analizara  el expediente para sancionar al técnico  de la UMIV que había elaborado mal  la solicitud; sin embargo, planteó que  no habría solución, pues el subsidio se  otorga por una sola vez.

En respuesta a esta reclamación  nos escribió Tania León Silveira, presidenta  de la Asamblea Provincial del  Poder Popular, en Matanzas, quien  plantea que para atender este caso se  creó una comisión.

Después de las investigaciones, se  comprobó que el subsidio era para la  terminación de lo que estaba fabricado,  y no para comprar materiales con  vista a otras acciones constructivas en  la vivienda, las cuales estaba ejecutando  Berrío.

Por otra parte, a la hora de hacer  la solicitud del subsidio se había declarado  que en la casa vivían dos personas,  y se comprobó que eran cinco  realmente.  Finalmente, León indica que Berrío  no tiene razón en su reclamo, con  el cual continúa, pues compró materiales  fuera de lo aprobado. Igualmente,  destaca que ella debe acudir a un crédito  para proseguir con las acciones  constructivas que desea hacer. | RB