Trabajadores

Vertedero de la calle 100: Ponerles fin a los incendios

Foto: César A. Rodríguez

Foto: César A. Rodríguez

La dirección provincial  de Servicios Comunales  en La Habana  envió a Buzón abierto  su respuesta a la carta  publicada el pasado 15  de abril y remitida por  Fredy Ricardo Ocaña  Casignia, residente en  el municipio capitalino  de Marianao, acerca de  las molestias ocasionadas  por el humo proveniente  del vertedero de  la calle 100, su impacto  en la salud humana y en  el medio ambiente.

Según expone José  Carlos Batista, director  de la referida entidad,  en ese lugar se originan  pequeños incendios de  manera espontánea en  diferentes áreas, propiciadas  por la autocombustión  de los gases debido  a la descomposición  de la materia orgánica  “y solo se sofocan con el  acarreo, compactación y  tapado con tierra de los  desechos”.

Señala el funcionario  que teniendo en  cuenta las consecuencias  que originan estos  eventos para la población,  se realizaron los  análisis correspondientes  y fueron adoptadas  las medidas disciplinarias  con los responsables,  se elaboró un plan  de medidas emergente  encaminado a realizar  un conjunto de acciones  internas, entre las que  se encuentran la clasificación  y reordenamiento  de los lugares para el  vertimiento de los desechos  sólidos.

Menciona, además,  “la excavación de trincheras  para que los  desechos no queden  expuestos al nivel de  terreno, tratar todo el  entorno del talud colindante  con la ciclovía  que bordea la Cujae a  una distancia de un  kilómetro, hacer recorridos  de exploración  que permitan detectar  los incendios y eliminarlos  inmediatamente,  y la permanencia de  un cuadro de guardia  todo el día para activar  el plan de aviso  que permita impedir  la propagación de las  llamas”.

La entidad provincial  cataloga como “un  peligro potencial aún no  resuelto, la existencia  de personas indisciplinadas  e inescrupulosas  que violan los límites de  seguridad del vertedero  en el horario nocturno y  ocasionan incendios”.

Plantea, además,  que “ha faltado rigor  y sistematicidad por la  unidad provincial de  Higiene en la convocatoria  de los factores  relacionados con el enfrentamiento  de estas  indisciplinas”.

Tras lamentar la  ocurrencia de tales hechos,  subraya por último:  “Nuestro compromiso  está dirigido a  elevar el rigor en la calidad  del tratamiento de  los residuos para hacerlo  como corresponde y minimizar  las afectaciones  en sentido general hasta  tanto se determine  el cierre del vertedero”.