Mirada por dentro

Foto: Jesús R. Rodríguez Robleda
Foto: Jesús R. Rodríguez Robleda

La realización de las conferencias municipales de la CTC, como  parte del proceso previo al XX Congreso, entró en la recta final.  De acuerdo con la última información ofrecida al respecto, se habían  efectuado 150 de las 168 concebidas.

Lo más significativo en estas ha sido el debate franco y abierto  de los problemas que persisten en el funcionamiento de la organización  sindical y la delimitación de los objetivos principales  para enrumbar la labor por un sendero adecuado y que propicie  un mayor protagonismo de los trabajadores, sobre todo en el perfeccionamiento  del modelo económico y la implementación de los  Lineamientos.

La profunda mirada por dentro acaecida en cada una de las conferencias  efectuadas, las cuales a su vez han estado precedidas  de los balances en los burós y secciones sindicales en la base, ha  posibilitado reconocer que aún le falta fortaleza al accionar sindical  para representar debidamente a los afiliados ante las direcciones  administrativas. En ese sentido resulta preciso capacitar y  preparar a los dirigentes, sobre todo los de los centros laborales.

No pocos inconvenientes fueron expuestos, con el propósito de  evaluarlos y tratar de resolverlos. Entre ellos están la inadecuada  aplicación en muchos lugares de los sistemas de pago, la ausencia  de estudios de organización del trabajo, la casi nula utilización  del convenio colectivo, la demora en recibir el salario de acuerdo  con las fechas establecidas y la no siempre atención integral a  quienes laboran.

En la mayoría de esos encuentros se le ha dedicado espacio  preferente a la realización de las asambleas de afiliados, eslabón  esencial del funcionamiento sindical para informar, escuchar las  preocupaciones, plantear los problemas, encontrar soluciones  con la participación colectiva, evaluar el cumplimiento de los planes  y considerar muchos otros aspectos esenciales.

Múltiples intervenciones han estado referidas a la influencia  que debe ejercer el sindicato para favorecer el control interno de  las entidades y la prevención de hechos delictivos, pues prima  más de lo debido la falta de vigilancia obrera y la no materialización  concreta de los programas para evitar que ocurran.

El renacer del trabajo no estatal también figura entre los elementos  valorados en las conferencias, principalmente por la  necesidad imperiosa, ante todo, de sindicalizar a los cuentapropistas  para que estén organizados y representados ante las instancias  que de alguna manera tienen relaciones con ellos, ya sea  en el abastecimiento de materias primas, la comercialización o la  fiscalización. Ha existido consenso en que la labor realizada en  ese sentido dista mucho de la necesaria y de las aspiraciones de  quienes forman parte de ese sector y también de la organización  sindical.

Por lo general, el hecho de que trabajadores por cuenta propia  aún no estén afiliados se debe, como fue planteado en una de las  conferencias, a “que no le han tocado la puerta, no han llegado a  ellos”, porque mayoritariamente están dispuestos a sindicalizarse,  hacer vida activa y cotizar mensualmente, como lo establece  el compromiso personal.

Los encuentros municipales han tenido además la virtud de propiciar  la creación de una plataforma de asuntos que deben ser  considerados en las conferencias provinciales y en las sesiones  finales del XX Congreso, en el primer trimestre del próximo año.  Lógicamente, no debe esperarse a esas fechas para “corregir el  tiro”, adecuar acciones, fortalecer y avanzar.

Nada resulta más importante para el sindicato —lo reitero—  que representar correctamente a sus afiliados. Quizás sea ese el  tema más recurrente en los planteamientos de los delegados, porque  en esencia, es la razón de ser de cualquier organización que  agrupe a los trabajadores. En ese sentido, como se ha reiterado,  queda mucho por hacer a fin de que aumente aún más, de manera  consciente, la afiliación, definida con certeza como la tarea principal  del movimiento sindical cubano.

En la conferencia correspondiente al municipio de Pinar del Río,  Salvador Valdés Mesa, miembro del Buró Político del Partido y vicepresidente  del Consejo de Estado, expresó: “El funcionamiento  de la organización de base no puede ser formal; es para que los  trabajadores vean que el sindicato es útil, necesario e imprescindible  para atender todos los asuntos y que les llegue la información  y la orientación de las tareas”.

Ahí está, de manera resumida, el sentido de la labor, recalcado  justamente en las conferencias municipales de la CTC.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu