Corrección de la miopía: ¡Para verte mejor!

Corrección de la miopía: ¡Para verte mejor!

Yosvany Caballero tiene una calidad visual óptima a solo tres meses de la cirugía. Foto: Elisdany López Ceballos
Yosvany Caballero tiene una calidad visual óptima a solo tres meses de la cirugía.
Foto: Elisdany López Ceballos

A tres meses de una operación exitosa,  Yosvany Caballero González llega  a la consulta de oftalmología del hospital  provincial Camilo Cienfuegos,  de Sancti Spíritus, con una confianza  perceptible en su sonrisa de oreja  a oreja; el examen de seguimiento  deviene garantía para constatar la  evolución del paciente, quien, como  resultado de la cirugía láser, presume  lo que en optometría representa la medida  perfecta: 20×20.

La distorsión del paisaje al enfocarlo  desde lejos fue el primer síntoma  para el joven espirituano que,  con solo 17 años, comenzó a padecer  de miopía y de los consiguientes problemas  de autoestima, provocados  por el no querer asumir una imagen  con espejuelos incluidos.

“Cuando pasé por el chequeo médico  para entrar al servicio militar me  detectaron la escasez de visión; yo no  distinguía bien los objetos a distancia,  pero no lo asocié con errores de refracción  hasta ese momento. Me graduaron  la vista; sin embargo, me puse los  espejuelos a los 20 años, imagínate, yo  veía aquellas armaduras tan feas…  Además, para entonces, los que llevaban  anteojos eran objeto de burla  entre los otros muchachos”, comenta  Yosvany a Trabajadores.

¿Cómo un joven opta por la intervención  médica, después de más de  una década de tolerancia “obligatoria”  de los lentes ceñidos a la armadura?  

“A partir de la sugerencia amiga,  la oportunidad de redimir los  complejos y la decisión de personarme  en la consulta de oftalmología a  sabiendas de que el progreso científico  ofrecía grandes posibilidades de  mejoría total”.

El avance en las técnicas quirúrgicas  constituye un aliciente para  aquellos que ven en el quirófano la  solución de su padecimiento óptico;  en tanto otrora los cortes corneales  en distintas direcciones resultaban  la única variante para el tratamiento.  Hoy existen terapias mediante el rayo  láser, practicadas de manera superficial  a ambos ojos el mismo día y con  una duración de aproximadamente  ocho minutos en cada uno.

“A través de la intervención con  láser buscamos moldear la córnea y  tras esa reforma el ojo será capaz de  enfocar y reflejar las imágenes de  manera directa en la retina y no en  un punto delante de ella, como pasa  con el miope, lo cual daña la nitidez  del objeto captado.

“Este procedimiento resulta menos  invasivo para la anatomía de la  córnea que los anteriores y reporta  pocas regresiones en el defecto refractivo”,  afirma la doctora Liudmila  Inerarity Toyos, especialista  en Oftalmología y responsable de la  intervención que perfeccionó la visualidad  de Yosvany Caballero.

¿Qué debe hacer una persona  deseosa de corregir este tipo de desperfectos?  

En ocasiones los interesados llegan  con una remisión de su área de  salud, otros saben que la consulta  funciona desde el 2008 y vienen por  iniciativa propia. Una vez aquí, los  incorporamos a unos ocho o diez encuentros  preoperatorios, expone la  oftalmóloga.

¿Todos los afectados con miopía,  astigmatismo o hipermetropía (ametropías  o errores de refracción) pueden  someterse a los nuevos métodos?  

Para definir si el paciente está  apto, hacemos una serie de exámenes  previos, de los resultados depende su  clasificación; tenemos en cuenta la  edad, los valores de la ametropía, la  tenencia de enfermedades oculares  no controladas como el glaucoma, el  grosor y la topografía de la córnea,  si esta es muy plana o demasiado  curva, entre otros detalles, explica  Elena María Orellana Iser, licenciada  en Optometría y Óptica que labora  en el área de cirugía refractiva  desde la apertura de ese servicio en  Sancti Spíritus.

Principales causas de la miopía  ¿Es prevenible?

La teoría más aceptada en el  mundo responde al factor hereditario;  sin embargo, hay estudios que  hablan de causas medioambientales,  los cambios de hábitos y otros, como  condicionantes de la enfermedad.

Apenas diagnosticamos a la persona,  es imprescindible el uso de los  espejuelos, sobre todo si es un niño,  porque la miopía tiende a evolucionar  en edades tempranas debido al  tamaño mayor y fuera de lo normal  que presenta el ojo, por eso, mientras  más crezca el infante, más desarrollo  alcanza la afección.

Deben priorizarse las visitas al  oftalmólogo en caso de notar incomodidades  o problemas visuales, informarse,  evitar la fijación continuada y  excesiva de la vista en la computadora  u otros dispositivos, y es bueno que se  conozca la accesibilidad que tienen los  pacientes a tecnologías de avanzada  para la corrección de las ametropías  como una forma opcional de revertir  los defectos ópticos mencionados, advierte  Inerarity Toyos.

Los pro y los contra…  

Como toda cirugía no está exenta  de posibles complicaciones, por  tanto, damos seguimiento hasta  cinco años después de realizarla,  teniendo en cuenta la existencia de  pacientes con valores de ametropías  avanzados que corren riesgos como  el desprendimiento de la retina y  otras dificultades intraoculares.

La etapa de recuperación implica  el cumplimiento estricto de las  indicaciones: no hacer grandes esfuerzos  físicos, protegerse del sol y  tomar los medicamentos indicados.  Para quienes padecen miopía resulta  grato, sobre todo por el matiz estético,  el solo hecho de suprimir la  dependencia de las gafas, pero, no  deben olvidar que aun cuando corrijamos  el error visual, el ojo sigue  comportándose como miope, sostiene  Liudmila Inerarity.

La especialista agrega que pasado  el tiempo prudente se puede llevar  un sistema de vida enteramente  normal y que los aspectos positivos  son palpables en la generalidad de  los casos atendidos por ella.

Sin duda, los avances científicos  llegan al campo de la oftalmología  para conferir precisión a  un trabajo del que depende el buen  estado de uno de nuestros mejores  sentidos: el mismo que encierra las  cosas amadas y placenteras en solo  un vistazo.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu