Cera viva

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…
Las figuras que representan a
Bola de Nieve y a Rita Montaner
son dos de las últimas que se
han incorporado al Museo de
Cera de Bayamo. | Foto: René
Pérez Massola

El paseo General Calixto  García, en Bayamo,    suele estar concurrido. El tórrido sol del oriente cubano obliga a buscar refugio. Cualquier    filito de sombra    se agradece para escapar    a tan quemante autoridad. Abrir una  puerta y sentir el aire  refrigerado se convierte    entonces en una tregua    que deviene sorpresa al    vernos rodeados de figuras  que están como    esperando.

A la izquierda, un pequeño espacio se colorea de pájaros y reptiles. A continuación, José Martí, sentado, escribe quién sabe cuál de las cartas que le quedaron por enviar. De pie, como    el apuesto gentilhombre que fue, Carlos Manuel    de Céspedes sigue señalando    el camino. Un poco más atrás, Hemingway    permanece ensimismado.  Entre sus dedos, un habano    que nunca llegará a  cenizas.

A la derecha del separador, el joven futbolista Fabio Di Celmo recuerda que la muerte    puede ser injusta e inoportuna. Detrás empieza la música. El primero es Polo Montañez,    un guajiro que bajaba estrellas y terminó calando hondo en el alma de mucha gente, incluidos Leander y Rafael Barrios, los artistas que    junto a su padre, han poblado este museo de figuras de cera policromada. Le siguen Sindo Garay, un trovador que suplió    con talento la belleza    que la naturaleza le  negara; y el Benny, con sombrero, bastón e inconcluso  paso de baile.

Compay Segundo, tres  en mano y cerrado traje, conserva su risueño talante. Dos personajes de la localidad contextualizan    la muestra: Paco Pila, defensor del patrimonio histórico de la  ciudad y la inspiradora de aquel tema del dúo Los Compadres: “Bayamo tiene dos cosas que no las tiene La Habana,    una historia muy hermosa, y una Rita la Caimana, como baila Rita    la Caimana…”.

Enlazados por esa complicidad que los acercó en la vida, permanecen    Rita Montaner y Bola    de Nieve. Ella de pie, hermosa,    seductora, como    acabando su pregón: Manííííí… Él, al piano, sonriente, disfrutando el    aplauso.

Sorprende el realismo de estas figuras, unas mejor logradas que    otras, pero en todas se    aprecia habilidad en el    manejo de la técnica escultórica y particularmente en el trabajo con    cera, material maleable    con el que los artistas    intentaron, y consiguieron, reproducir texturas y matices de color en la piel, uñas y dientes de    los personajes. Se aprecia    además la rigurosa    investigación histórica que incluye el vestuario y los accesorios que les    acompañan.

Vencido el primer lustro de existencia, el Museo de Cera, único de su tipo en el país, se ha    convertido en otro de los pretextos para visitar Bayamo. Potencialidades tiene para inaugurar  una forma mucho más interactiva de gestionar los museos donde los visitantes  trasciendan la postura de observador    pasivo y enriquezcan, con sus visiones y experiencias, los personajes    y piezas que los habitan.

Una investigación en este sentido ha desarrollado Máximo Gómez, director de la instalación  rectora de esta labor en la provincia de Granma.

Pero mientras la novedad llega, válido sería que los asistentes hallaran en la instalación productos literarios y discográficos asociados    a la vida y la obra de los  intelectuales y artistas    que su muestra acoge.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu