Martí en el Turquino, 60 años

Martí en el Turquino, 60 años

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…
Foto: René Pérez Massola
Foto: René Pérez Massola

Hace 60 años que se cumplió un proyecto ideado por la destacada escultora cubana Gilma Madera, con el apoyo espiritual de los intelectuales de izquierda y los alumnos del Seminario Martiano de la Universidad de La Habana, al cual ella pertenecía. Me refiero a la ubicación en el Pico Real del Turquino, la elevación más alta del país —mil 974 metros sobre el nivel del mar—, de un busto del Héroe Nacional José Martí, obra escultórica  realizada por ella en bronce y que fuera aprobada por María Mantilla, una de las personas más cercanas al Apóstol.

Gilma contó, en la empresa de llevar su emblemática pieza hasta la elevada montaña, con la cooperación de un experimentado conocedor de la zona, el doctor  Manuel Sánchez Silveira, médico, espeleólogo, historiador, arqueólogo y revolucionario, y para más gloria, padre de la Heroína de la sierra y el llano Celia Sánchez Manduley.

El emplazamiento del busto fundido en bronce —de 163 libras de peso— se realizó sobre un pedestal de cemento y piedras, de aproximadamente un metro de alto, construido en el mismo centro de la cima del Turquino.

El trascendental hecho estaba inicialmente previsto para el 28 de enero de 1953, en ocasión del centenario de Martí, pero tuvo que aplazarse debido a dificultades materiales. En la emblemática instalación aparecen inscriptas las palabras del Maestro: «Escasos como los montes son los hombres que saben mirar desde ellos y sienten con entraña de nación o de humanidad”.

Los participantes en aquel memorable acto de estremecedora connotación patriótica, entre ellos la propia artífice y Manuel Sánchez, subieron las empinadas lomas de la Sierra Maestra vestidos con ropas de color verde olivo, excepto Celia que, a propuesta de su padre, ascendió desde Santiago de Cuba y fue la única que se encontraba con otra vestimenta.

Gilma Madera nació en San Cristóbal, Pinar del Río, el 18 de septiembre de 1915 y falleció en La Habana el 22 de febrero del año 2000. Otras de sus obras relevantes es el enorme Cristo de La Habana.

Un comentario en Martí en el Turquino, 60 años

  1. Qué lástima que en el artículo no se mencione a Emérita Segredo Carreño, otra pinareña, a quien se debió la iniciativa y a Gonzalo de Quesada y Miranda, quien fue realmente el que impulsó la acción. Ver libro De cara al sol y en lo alto del Turquino de Carlos Manuel Marchante Castellanos.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu