Carpinteando II, sin telones ni fanfarrias

Carpinteando II, sin telones ni fanfarrias

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

Simbiosis de arte y de la más noble filosofía humanística aprecié en la selección de dibujos expuestos por el maestro Tomás Lara Franquis (Placetas, Villa Clara, 1957), en una pequeña y acogedora sala del Pabellón 9, de Expocuba, inaugurada allí como parte de los festejos de la Central de Trabajadores de Cuba por el Primero de Mayo y la próxima celebración del XX Congreso de esa organización.

Lara, escultor con una sólida obra en su quehacer tridimensional, recrea, a través de Carpinteando II* —así se titula la muestra—, un universo simbólico, extraído de las mismas esencias de su taller, amén de la herencia dejada en el prolífico artífice por su progenitor, un laborioso carpintero  de Cojímar.

En estos dibujos, que forman parte de un conjunto mayor imposible de exhibir en ese breve espacio, el artista enfrenta al espectador a un discurso aparentemente sencillo y natural; sin embargo, en los protagónicos de sus instrumentos de trabajo, en tanto demuestra un desenfado total en la soltura de los trazos, busca pretextos para encomendar a su instinto el planteamiento pictórico de su propia personalidad, y, aunque no se lo haya propuesto, provoca una comprometida reflexión en la que de las formas —en ocasiones simples, otras más complejas— emana un elevado sentimiento lírico, sustentado en gran parte por una armoniosa composición en la que sobresalen colores sobrios, solemnemente extraídos de la propia espiritualidad del estudio-taller.

Él ha dicho: “La objetualidad y función de la herramienta se convierte, de hecho, en el pretexto y fundamento conceptual de mi trabajo artístico. No me planteo desdoblamientos maniqueos ni afeites embellecedores, en mi obra la herramienta es la herramienta tal cual es: nueva o vieja, de factura industrial o manufacturada, íntegra o rota por el uso”.

Y esa es precisamente la robustez  humanística de estas obras, que de por sí dignifican al hombre y al trabajo que lo honra y sustenta. “La herramienta —apunta Lara— en su condición de instrumento para el trabajo manual, ha sido diseñada por el hombre como facilitador de labores que la mano no alcanza a ejecutar. Con ella se repara, transforma y se crean objetos que el humano necesita. El diseño de la herramienta, siempre cambiante y perfeccionado generación tras generación, imita en su esencia funcional a la mano. Sin embargo la herramienta por sí sola no pasa de ser un objeto más. La persona debe saber utilizarla, conocer su funcionalidad y sus posibilidades técnicas, solo entonces es que se complementa el conocimiento y la habilidad con las bondades que el instrumento ofrece. Humano y herramienta se convierten en un todo con mayores posibilidades de ejecución”.

Visto de tal modo, los dibujos de este escultor-pintor o pintor-escultor,
manifiestan absoluta honestidad, con el arte y consigo mismo, al exteriorizar un cosmos individual enriquecido por ricas y memorables vivencias. A través de figuras y siluetas que de vez en cuando hacen guiños al abstraccionismo expresionista, el artista  recurre, en cada uno de sus discursos, a las aparentemente  tranquilas herramientas ubicadas en el pañol tras una agotadora faena. Apacible tribuna desde la que tienen mucho qué decir.

Para Lara, un creador que suele hablar poco y prefiere al arte como voz insuperable y precisa, estos dibujos le permiten liberar “mis `demonios´, exhibo mi taller y hago público una parte de mi intimidad creadora: llevo mi estudio a la galería y permito que los demás conozcan mis herramientas y pañoles. No se trata por supuesto de una acción exhibicionista, sino de un acto íntimo, al que permito asomar la cabeza de aquel que lo desee…”

Carpinteando II es una muestra, que como ha expresado su autor, “está concebida como hecho artístico en sí mismo, es el resultado orgánico de una necesidad vital: el trabajo que como artista desarrollo en la cotidianidad de mi vida. Por eso aquí no hay telones ni fanfarrias, es solo la puerta de mi taller que se me ha quedado abierta”.

•    Todos los dibujos integrados a esta muestra pertenecen a la serie Ferramenta, y fueron realizados mediante técnica mixta sobre cartulinas, cuyas dimensiones son 70 cm x 51 cm.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu