Los gases de una buena fusión

Los gases de una buena fusión

José Miguel  Rodríguez Hernández reconoce que el éxito de la UEB Gases Camagüey radica en las buenas relaciones entre los trabajadores. Fotos: Orlando Durán Hernández
José Miguel Rodríguez Hernández reconoce que el éxito de la UEB Gases Camagüey radica en las buenas relaciones entre los trabajadores. Fotos: Orlando Durán Hernández

José Miguel y Elpidio han trabajado casi toda su vida en la Unidad Empresarial de Base (UEB) Gases Camagüey. Y no les importa haber entregado sus años allí porque cuando se trabaja en familia el cansancio no importa.

Con 210 trabajadores esta empresa se ubica como una de las bien organizadas en el territorio, con sobrecumplimiento en varios de sus planes, buena correlación salario medio-productividad, bajo índice de ausentismo… Pero en el aspecto en el que mejor destacan es en la atención de su personal.

 Familia = eficiencia

Elpidio Pimentel Roldán, llenador de oxígeno, comenzó a laborar en la fábrica con solo 18 años. Allí maduró mientras pasaba por varios puestos laborales; aunque asegura que le ha gustado estar toda su vida en gases y se jubilará allí no solo “porque nuestro trabajo significa mucho para que los hospitales no se paren”, sino porque son una familia.

Gases Camagüey, fundada en 1966 por iniciativa de Ernesto Che Guevara, se dedica a la producción de acetileno, oxígeno gas, tanto industrial como medicinal, nitrógeno gas, CO2, argón y a la producción de piezas de repuesto para válvulas de cilindros con un taller único de su tipo en el país. Esta cartera de presentación muestra una serie de elementos que requieren el cuidado extremo por parte de los operarios.

“Cuando llega un trabajador nuevo lo presentamos al colectivo, se le enseñan las diferentes áreas y todo lo que se hace aquí porque tratamos de prepararlos en las actividades que se realizan. Intentamos que le guste el trabajo y le ayudamos para que no tenga miedo en las zonas peligrosas, porque el peligro está en lo que podamos hacer mal”, apunta Isel Álvarez Rosell, jefe de brigada y secretario del sindicato.

Hace años que en ese colectivo laboral no se oye hablar de accidentes graves producidos por negligencias de la entidad o de escapes de gas, solo de reconocimientos en la emulación anual que realizan a nivel de la empresa nacional.

Para ello también, como señala Álvarez Rosell, “hemos señalizado las áreas donde debe estar cada cilindro, cada elemento y las zonas de peligro. Charlamos con los trabajadores en los matutinos, en las asambleas de afiliados y por ejemplo si ocurre un accidente en otra provincia se le trae las fotos al trabajador para que vean la importancia de trabajar bien, para que no haya ningún accidente”.

Eficiencia = buena dirección

En un principio, la construcción de la fábrica respondía al deseo de acompañar el desarrollo ganadero de la provincia agramontina y se dedicaban a la producción de oxígeno líquido, pero el paso del tiempo no perdona y la planta quedó obsoleta. Ahora solo reciben las materias primas para producir oxígeno, nitrógeno y argón en pailas especializadas.

Pero como explica el ingeniero Enrique Castillo Rivera, jefe de grupo técnico, ellos son los responsables de garantizar la salud de la población y el bienestar de todo el pueblo, ya que la función más importante de gases son los servicios al Ministerio de Salud Pública.

Para José Miguel Rodríguez Hernández, jefe del taller de nitrógeno, quien comenzó en 1976, el éxito de la empresa radica en la estabilidad del personal, algo característico de allí. “Claro en ello influye –comenta – la atención que le das a los trabajadores. Aquí realmente hay una dirección que siempre tiene las puertas abiertas para cualquier reclamo.

“El movimiento obrero ha sido una escuela, siempre se ha ocupado de cualquier situación personal de los trabajadores. Hay una relación directa y abierta, uno no tiene que esperar con mucho protocolo para hacer un planteamiento”.

Y es que esta fábrica cada día se empeña para que pacientes con afectaciones respiratorias puedan recibir el oxígeno necesario. Pero a su vez protegen con seguridad y eficiencia a sus obreros porque, como muchos han entregado su vida allí, saben que los mejores gases se obtienen de la buena fusión de una familia.

Elpidio Pimentel Roldán trabaja en la fábrica desde muy joven y piensa seguir hasta el retiro.
Elpidio Pimentel Roldán trabaja en la fábrica desde muy joven y piensa seguir hasta el retiro.
Sentirse como en familia es la base para la buena producción de gas de la UEB.
Sentirse como en familia es la base para la buena producción de gas de la UEB.

 

Un comentario en Los gases de una buena fusión

  1. por favor queremos saber el grado de pureza de oxigeno que ustedes fabrican asi como la cantida y tamaños de los recipientes,

    somos de una industria cubana que pretende realizar un proyecto tecnológico que utiliza oxigeno y nitrógeno,

    para el nitrógeno queremos saber los datos de pureza también.
    saludos
    IVAN DE LA EMPRESA INDUSTRIA ELECTRÓNICA, BOYEROS LA HABANA, REPARTO PRIMERO DE MAYO

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu