Adigio Benítez: la Revolución cubana “marca el día más memorable que pudiera vivirse”

Adigio Benítez: la Revolución cubana “marca el día más memorable que pudiera vivirse”

Foto: La Jiribilla
Foto: La Jiribilla

La plástica cubana se ha enlutado en la tarde de este cálido miércoles 8 de mayo: falleció en La Habana el reconocido  pintor, dibujante y diseñador gráfico Adigio Benítez Jimeno (Santiago de Cuba, 1924),  Premio Nacional de Artes Plásticas 2002 y uno de los más prestigiosos maestros de la enseñanza artística, condición que le hizo merecedor, en el año 2003 del Premio Nacional de Educación.

Desde la niñez, Adigio sintió vocación por la pintura, la cual, durante el resto de su vida, se convirtió en “una necesidad vital, como lo es respirar o calmar la sed”. Y convirtió su oficio, tal vez poco reconocido por la crítica, en un aleluya a la sociedad insular y en particular a los humildes y desposeídos, entre ellos, los obreros y los campesinos, frecuentes en sus obras pictóricas.

“Pinté a los humildes, blancos y negros, madres y niños, campesinos y obreros, merecedores de una redención. Era un deseo de mirar el lado épico en lo trivial y cotidiano de la pobreza y así llevar lo inédito a lugares consagrados por el arte”; dijo en el año 2006 en una entrevista  publicada en La Jiribilla.

Y su interés por las clases oprimidas prevaleció durante sus casi 60 años de carrera artística. En tal sentido vale recordar la trascendencia de su serie Soldadores, creada poco después del triunfo de la Revolución cubana, en la década de los años 60 del pasado siglo, en la que se observa una marcada influencia de la figuración y el abstraccionismo, evidentemente surgida por el influjo ejercido sobre él por el grupo de abstractos que ganaban frustrado espacio en la plástica de aquellos años, particularmente por algunos de sus amigos, tales como Martínez Pedro, Corratgé y Fayad Jamís.

También acreedor de la categoría docente especial de Profesor de Mérito del Instituto Superior de Arte (ISA), así como del la Orden Félix Varela de Primer Grado y la Medalla José María Heredia, Adigio Benítez fue un destacado trabajador de la prensa cubana.  Durante los años 40, las principales publicaciones progresistas de la época le solicitan caricaturas y dibujos políticos, y en 1949 comenzó a trabajar como dibujante en el periódico Hoy, luego de concluir sus estudios en la Academia de Artes San Alejandro.

Según ha dicho, sus trabajos para la prensa progresista los realizaba con plena conciencia de que constituían vehículos de “comunicación, información, denuncia y desarrollo de ideas en diálogo con el lector en aquella situación político-social crítica en extremo se presentaba como la mayor urgencia”.

En el año 1965 es igualmente solicitado, como diseñador, en el entonces novel periódico Granma.
Sus primeros óleos datan de 1953. Desde entonces alternó la pintura con el dibujo y el diseño gráfico. Tales circunstancias le permearon de un extraordinario interés por abordar en sus pictografías los temas de índole social que prevalecían en  sus dibujos gráficos.

“Al inicio me detuve en un realismo, no socialista sino cubano, luego realicé una serie de doce o quince soldadores donde aproveché la influencia de la abstracción, hice después una exposición apoyado en el Pop. Tanto el estilo Pop como el Op han estado presentes, de cierta manera, en mi figuración posterior. Luego empecé un camino que me pareció más inédito y he trabajado una línea de mi invención, donde la realidad la convierto en la apariencia del papel plegado, a la cual llamo papiroflexia. Sin embargo, no podría decir cuáles momentos de esta larga producción es la mejor. No es inmodestia de mi parte, no quisiera que se pensara que veo bueno todo lo que hago, pero como el padre que quiere por igual a sus hijos, no me retracto de nada”, afirmó en la citada entrevista con La Jiribilla.

Sin embargo, sus diferentes y prolíferas etapas de creación, estuvieron correspondientemente influenciadas por las circunstancias de las etapas por las cuales transitaron. “En la década del 50, mi pintura no adoptaba una posición de cambio de códigos expresivos como sucedió con el advenimiento de la abstracción, yo estaba más cercano al grupo de la vanguardia de los años 20, a Víctor Manuel, Carlos Enrique, Abela, Pogolotti y otros. Había razones para ello, pues el empeño de hacer un arte de carácter social así lo requería. Al triunfo de la Revolución, en la serie Soldadores, es evidente que, por la composición, la colocación de figuras ante piezas de metal y los espacios planos en el fondo, se trataba de obras figurativas aunque influenciadas por la abstracción, sin detrimento alguno de su temática realista sino todo lo contrario”.

Al final de la década del 60 comenzó a dibujar figuras como si fueran hechas de papel, con las que realizó una exposición en el Hotel Habana Libre, titulada Papiros de La Habana, y luego otra de pintura, en 1988, bajo el título de Plegables simulados, en la Galería de La Habana.
“En ambas —dijo a La Jiribilla—, así como en el trabajo realizado posteriormente, la figuración se basa en las pajaritas de papel del juego infantil, aunque llevada a una concepción representativa de mayor complejidad e invención para ser asimilada por los adultos. No cabe duda de que el origami japonés ha sido un importante factor de influencia. Muchas personas piensan que la influencia más directa está en el cubismo, en realidad no es así, lo que sucede es que al construir esas figuras, surgen bordes rectos y ángulos que dan por resultado una imagen geometrizada que guarda relación con el cubismo”.

Admirador y estudioso del expresionismo de Bacon, Munch y Baselitz, “porque son fieles exponentes de la crisis de la civilización, del caos, del grito de dolor por las guerras y las hambrunas”, Adigio aseguraba que en sus pinturas expresaba más sus deseos que lo detestable en el convulso tiempo que le tocó vivir. Sus obras son como una rebeldía, negación de lo opuesto, lo terrible, lo satánico y lo apocalíptico existente en el mundo de hoy.  “Para mí pintar es como narrar decires. Mi pintura es una propuesta amable, en la que trato de llevar al espectador los buenos pensamientos y las buenas ideas, como es el camino de la esperanza, por eso pinto enormes calas, enormes crisantemos —me dice en su hablar mesurado, lleno de modestia”.

Foto: La Jiribilla
Foto: La Jiribilla

El reconocido artífice cubano igualmente incursionó en la lírica. Tiene publicados cuatro cuadernos de poesía. “Trato de acercar a mis obras la música y la poesía. Hay canciones de la vieja y la nueva trova, del feeling y versos de muchos poetas que desearía fueran como alimentos espirituales para mi labor”, afirmó.

Revolucionario incondicional, Adigio expresaba con orgullo que el triunfo de la Revolución bajo la guía de Fidel “marca el día más memorable que pudiera vivirse, el momento en que los cubanos nos convertimos para siempre en hombres y mujeres libres, sin bota alguna sobre nuestras espaldas, el hito en que se sientan las bases para la construcción del socialismo; una sociedad más justa y humana, meta anhelada de los pueblos del mundo”.

Igualmente profesaba enorme satisfacción por  su encomiable labor como maestro de numerosas generaciones de artistas, que con su talento “dan prestigio a la cultura cubana”.

Profesor fundador de la Escuela Nacional de Artes Plásticas y del Instituto Superior de Arte, durante su trayectoria artística realizó más de 40 exposiciones personales y alrededor de 160 colectivas, tanto en Cuba como en diferentes países de todos los continentes.  Sus obras forman parte de la Colección de Arte Cubano del Museo Nacional de Bellas Artes, así como de otras instituciones y colecciones públicas y privadas.

Por voluntad expresa su cadáver será cremado y sus cenizas estarán expuestas mañana jueves 9 de mayo a partir de las 9 de la mañana, en la Funeraria de Cazada y K, en el Vedado.

CRONOLOGÍA DE ADIGIO BENÍTEZ

1936 Se traslada para La Habana y comienza una etapa de intensa militancia política.

1943 Ingresa en la Escuela de San Alejandro. Se desempeña como dibujante de prensa en el periódico Voz del Pueblo y el magacín Mella.

1944 Obtiene Mención en el Concurso de Carteles de la Prensa Obrera de Cuba.

1948 Obtiene el Primer Premio en el Concurso de Carteles de la Prensa Obrera de Cuba.

1949 Se gradúa en la Escuela de San Alejandro y comienza a trabajar en el periódico Hoy hasta su clausura en 1953. Colabora con la prensa clandestina.

1953 Paralelo a su trabajo artístico se desempeña como profesor.

1956 Participa en la muestra colectiva Exposición de Pintura, galería Nuestro Tiempo, La Habana.

1959 Obtiene el Primer Premio en el Concurso de Carteles Día de la Publicidad y el Premio Adquisición en el Salón Nacional de Pintura, Escultura y Grabado, La Habana. Se desempeña como dibujante en el periódico Granma. Participa en la exposición colectiva Cuatro Pintores, primero en la fortaleza de La Cabaña y posteriormente en el Capitolio Nacional, ambos en La Habana.

1960 Comienza a escribir poesía. Obtiene el Primer Premio en el Concurso de Carteles en el Congreso de Teatro. Participa en la muestra colectiva Libertad para Siqueiros. Exposición de pintura, escultura y grabado, Edificio del Seguro Médico, La Habana.

1961 Asiste como delegado al Primer Congreso de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), y es electo miembro del Comité Nacional de esa organización. Obtiene el Premio Adquisición en el Salón Nacional de Pintura, Escultura y Grabado, La Habana.

1962 Obtiene el Premio Adquisición en el Salón Nacional de Dibujo, La Habana. Expone Óleos, Dibujos y Poemas, Galería Habana, La Habana. Participa en el Primer Salón de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, Museo Nacional de Bellas Artes, La Habana.

1963 Recibe la Orden Alfredo López en el Sindicato de la Prensa y el Libro. Obtiene el Premio Adquisición en el Salón Nacional de Dibujo, La Habana. Participa en la muestra colectiva Cuba en la VII Bienal de Sao Paulo, Museo de Arte Moderno de Sao Paulo, Brasil.

1964 Realiza la exposición Obreros, Máscaras y Paisajes, Galería Habana, La Habana.

1965 Participa en la exposición colectiva Pintura Cubana Contemporánea que itinera por varios países de Europa.

1967 Expone Adigio Benítez. Óleos y Dibujos 1965-67, galería Centro de Arte San Rafael, La Habana.

1968 Realiza la exposición Papiros de La Habana, galería La Rampa, La Habana.

1969 Participa en la exposición colectiva Pintura Cubana de Hoy, ONU, Nueva York.

1972 Recibe el Diploma XXV Años en el Periodismo.

1973 Participa en la exposición colectiva Imágenes de Cuba, galería Lijevalchs, Estocolmo, Suecia. Asiste a la Trienal de Realismo, Sofía, Bulgaria.

1975 Participa en la muestra colectiva en saludo al Primer Congreso del PCC, El Dibujo Político en Cuba 1868-1959, Museo Nacional de Bellas Artes, La Habana.

1976 Recibe la Medalla Conmemorativa XX Aniversario 1953-1973. Obtiene una Mención en la II Trienal de Realismo, Bulgaria. Expone De los Años Recientes. Pinturas y Dibujos, Galería Habana, La Habana.

1979 Participa en el Encuentro de Plástica Latinoamericana y del Caribe, Galería Latinoamericana, Casa de las Américas, La Habana. Asiste a la Trienal de Realismo, Sofía, Bulgaria.

Obtiene Mención en el Concurso de Vitrales para el Consejo de Estado.

1979-1983 Ejerce como Presidente de la Asociación Internacional de Artes Plásticas (AIAP). Al finalizar su mandato es elegido Presidente de Honor de esa organización.

1980-1990 Participa en el Salón de Artes Plásticas de la UNEAC, galería Centro de Arte Internacional, La Habana.

1981 Recibe varias distinciones: el Diploma Raúl Gómez García, por su labor de más de treinta años en el sector del Arte y la Cultura; el Diploma Fundador de la Escuela Nacional de Arte, y la Medalla Combatiente de la Lucha Clandestina. Expone Del Casi mito a la semirealidad, en saludo a la 42 Reunión del Comité Ejecutivo de la AIAP, galería Casa de la Cultura de Plaza, La Habana.

1983 Recibe la Distinción por la Educación Cubana.

1984 Realiza la exposición Retrospectiva, Museo Nacional de Bellas Artes, La Habana.

1985 Obtiene el Premio de Pintura y el Gran Premio René Portocarrero en el Salón de la UNEAC.

1986 Participa en la Segunda Bienal de La Habana, Museo Nacional de Bellas Artes, La Habana. Recibe varias distinciones: la Medalla Conmemorativa XXX Aniversario de las Fuerzas Armadas Revolucionarias; el Diploma Fundador del Instituto Superior de Arte; el Diploma Miembro Fundador de la UNEAC, y el Premio de las FAR a escritores, artistas y periodistas.

1987 Recibe la categoría docente especial de Profesor de Mérito del Instituto Superior de Arte (ISA).

1988 Realiza varias exposiciones personales.

1990 Recibe la Medalla Alejo Carpentier.

1991 Obtiene el Diploma de Fundador de la UNEAC.

1992 Recibe el Diploma al Mérito Pedagógico, Ministerio de Cultura.

1993 Realiza varias exposiciones personales y participa en la muestra colectiva Cubanartnow, Chelsea Galleries, Kingston, Jamaica.

1994 Recibe la Orden Félix Varela de Primer Grado y la Medalla José María Heredia.

1995 Participa en el Primer Salón de Arte Cubano Contemporáneo, Fototeca de Cuba, La Habana.

1996 Expone Beldades y Trebejos. Pinturas y Dibujos, Centro de Prensa Internacional, La Habana. Recibe la Medalla XX Aniversario de la Asociación de Amistad Cubano-Árabe.

1997 Recibe la Medalla Conmemorativa XL Aniversario de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

1998 Participa en varias muestras colectivas y realiza la exposición personal Amores Imposibles y otras pinturas, galería La Acacia, La Habana.

1999 Expone En pos del tiempo siempre, en homenaje a sus 75 años de vida, galería Hotel Meliá, Varadero, Cuba.

2000 Participa en la muestra colectiva Prestige de l’ArtCubain, Casino du Dossier, Pointe de la Verdure, Isla de Guadalupe, organizada por el Fondo Cubano de Bienes Culturales.

2002 Obtiene el Premio Nacional de Artes Plásticas. Realiza la exposición Adigio Benítez Cuban Master, National Galleryofthe CaymanIsland, George Town, CaymanIsland. Participa en la muestra colectiva Influencias en Cuba: Asia, África y el Caribe, CommonWealth Club, Londres, Gran Bretaña, organizada por el Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC).

2003 Realiza varias exposiciones personales por haber sido galardonado con el Premio Nacional de Artes Plásticas 2002. Obtiene el Premio Nacional de la Enseñanza Artística.

2004 Recibe el Diploma de Honor del Museo del Humor, por su destacada trayectoria en el humorismo gráfico cubano, San Antonio de los Baños, La Habana. Participa en varias muestras colectivas.

2005 Recibe la Distinción Miembro de Honor de la Asociación de Pedagogos de Cuba. Participa en la muestra colectiva Che Cotidiano de leyenda, organizada por la galería La Acacia, Centro Cultural Municipal de Puerta Fagusta, Nicosia, Chipre.

2006 Recibe la Medalla Conmemorativa L Aniversario de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

2007 Realiza la exposición Ensayo sobre la esperanza, galería Villa Manuela, UNEAC, La Habana. Participa en la muestra colectiva Desde la piel de Eva, con los ojos de Adán, en homenaje a Frida Kalho y Diego Rivera, Casa Benito Juárez, La Habana. La Sección de Artes Plásticas de la UNEAC le confiere el título de Miembro de Mérito de la Asociación.

2008 Realiza la exposición Con la regla y el pincel, galería La Acacia, La Habana.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu