Trabajadores

Volverá a su plaza trabajador con VIH

Tan rápido como lo merecía la gravedad del caso, ya tenemos respuesta a la queja que publicara Buzón abierto en su edición del 22 de abril con el título Un caso bochornoso, sobre la situación del trabajador camagüeyano Mauricio Ángel Morell Pascual, quien desde el 2009 había sido movido de su plaza de segundo administrador de una unidad de gastronomía por el solo hecho de ser portador del VIH.

Belkis Cándida Cruz Álvarez, directora de la Empresa de Comercio Minorista Mixta de Guáimaro, afirma que según la comisión creada para analizar el caso, “no se dio a Morell el tratamiento que debía, a pesar de existir en el transcurso de estos cuatro años plazas vacantes de administración”.

Señala que en el expediente laboral del actualmente jefe de departamento de recursos humanos de la unidad básica de gastronomía en ese municipio tampoco se halla el diploma de graduado del curso de Administración en Gastronomía, ni un certificado de habilitación similar, lo cual es “responsabilidad del subdirector de recursos humanos y del propio Mauricio.

“Morell tiene todos los derechos a recuperar su plaza —apunta la funcionaria— y para ello el consejo de dirección programó 30 días de entrenamiento con uno de los administradores más experimentados, en la unidad El Roxy, para darle un certificado de capacitación”.

Y añade que Mauricio se mantendrá en el actual puesto de jefe de recursos humanos para poderle garantizar su salario, y en la cuarta semana del mes de mayo se hará el cambio a la plaza de segundo administrador de esa propia unidad.

Concluye la directora al informarnos sobre la conformidad del trabajador con esta solución. Buzón abierto se congratula por la efectividad
y prontitud de la respuesta, aunque echa de menos un análisis más detallado sobre las responsabilidades individuales en lo sucedido y
sus consecuencias para las personas involucradas.

Alerta además sobre la necesidad de que administraciones y sindicatos sean fieles veladores de la política humanista del Estado cubano en relación con las garantías y los derechos laborales que tienen los trabajadores con VIH/sida, contraria a cualquier tipo de estigma o discriminación por ese motivo.